Veamos ahora las implicaciones del shoqueo efectuado en los centros ya esbozados.

El shock mecánico, puede darnos idea de la función Motriz y Emotiva, pueden desarrollarse ambas e incluso domesticarlas en alguna medida, pero el intelecto ha quedado apenas rozando y al margen. Con el I Shock consciente domesticamos el intelecto y la Función Energética y podemos controlar ambos centros, amén de concientizar toda la maquinaria, pero queda rozado apenas y al margen el C. Superior. Por ej.: Ya no divagaremos, se acrecentará la memoria y la atención. Así cuando se trate de ideas. Deseos de saber o imaginación propia (las 3 partes del centro I) se las podrá canalizar adecuadamente y cuando se haga una disciplina específica como en el caso de meditaciones especiales se podrá llegar muy lejos con ellas y no invertir el proceso a la autohipnosis si fuera el caso, ya que el ensueño mismo va desapareciendo.

En cuanto a la energía fundamental, que está presente en todo, “es todo” en un amplio sentido; no se desgastará inútilmente en cóleras, en alegrías bruscas, en impulsos sin sentido, en ideas fantásticas o en imaginerías quiméricas, sino todo lo contrario, se la encausará por manantiales amplísimos, energetizando allí donde sea necesario.

En el II Shock consciente cuenta como base la Autoobservación que se afianza y se hace conciencia de sí. Ahora tocamos el C. Superior, que con el shock anterior quedaba apenas rozado y el shock mecánico lo roza infinitamente. Ahora los fenómenos de “éxtasis”, “arrebato” y “reconocimiento” serán fácilmente distinguibles de otros aparentemente semejantes y también evocados voluntariamente si es que se quiere. Y lo interesante es que también atañe a la función somática, es decir que toda la base orgánica de la maquinaria está en vías de trasmutación, de cambios significativos, y por lo tanto todo el resto de la maquinaria. Si esto es correcto, el creer que cuando se proponen cambios, o saltos de nivel, o cuestiones semejantes, es sólo en el ámbito sicológico, es totalmente inverdadero. Los cambios que se proponen, las operaciones que se hacen van más allá, van a lo profundo, a la esencia humana.

Cuando hemos provocado los dos shocks conscientes, comprendemos mejor aquello que insinuamos hace un momento, “que cualquier esfuerzo o sobre-esfuerzo que se haga afianzan el estado de conciencia que se tenga” ya que sin atención, las empresas más arduas afianzarán el ensueño, es decir, se divagará más, a pesar de alguna toma ocasional de conciencia. Ahora con la autoobservación de por medio, cualquier esfuerzo que se haga (ya en la emoción, motricidad o intelecto), vendrá a reafirmar la conciencia de sí; cosa que es pero que muy interesante, ya que permite una variante que es la de aprovechar la vida cotidiana en beneficio de la conciencia de sí. O sea que no es tan necesario austeras disciplinas, complejos ejercicios, para despertar, sino que la misma exigencia de la vida ordinaria, las dificultades que propone, os esfuerzos que evidentemente se hacen día a día en el plano existencial, se pueden capitalizar en favor de la conciencia superior, echando mano a la simple autoobservación. Así, cualquier coetáneo animoso y dedicado a estas historias del salto de nivel, encuentra cualquier circunstancia y hecho corriente como favorable a su desarrollo, al “bombardeo” consciente y benéfico de la maquinaria; logrando no sólo des-adherirse de aquellas situaciones que por sus características pueden tornarse oprimentes, sino también aprovecharlas como esfuerzos hechos, en el afianzamiento de la autoobservación.

Finalmente, el mismo círculo da una conexión estrecha entre cada función, así un trabajo de la Somática reditúa en la Motriz, en ésta sobre la Emotiva y así siguiendo, pero como se ve se hace aisladamente y sin suministrar el shokeo que interesa; puede hacerse tal trabajo sólo a efectos de testeo de cada centro y corrección de alguno si es que fuera el caso y lo óptimo es compaginar el trabajo consciente con el específico en cada función, esto permitirá “no olvidar” lo hecho e integrar la estructura.

Además de esta relación estrecha mostrada por el círculo, nos quedan las conexiones dadas por la línea 14-28-57, (1) aquí se observa la relación Somática-Emoción, es decir que un trabajo somático está directamente conectado por esto a la emoción (piénsese en un buen estado de salud cómo reditúa en emociones positivas o a la inversa, la emoción negativa reditúa en enfermedad. La línea 28 conecta Motricidad y Centro Superior, aquí movimientos intensos pueden soltar algún acto

(1) Esta fórmula proviene de dividir el 1 entre 7 partes: 0,142857.- Esta fórmula da la variación en cada centro.

del C. Superior (por ejemplo “visiones” que surgen en danzas extenuantes). Aquí tenemos un caso de activación del C. Superior pero sin mayor consciencia, lo que produce la fatal caída después del shock a estado disímiles y sin recuerdo. (El caso de la Torre de Babel y de Simón el Mago, ilustran plásticamente).

La línea 57 conecta el Intelecto con la energía fundamental. Véase cómo meditaciones cada vez más abstractas movilizan fuertes energías, que no se expresan estrepitosamente sino con sutilidad, pero energías al fin; y cómo a la inversa, cuando alguien se encuentra “energetizado” nota una tendencia a la activación intelectual y goza de particular atención.

O sea, que estas conexiones nos explican también numerosos trabajos posibles.

Pero centralizaremos para terminar el punto 8 con el Centro Superior: vemos que se puede activar por la línea 2-8, a partir de la Motricidad y del shock mecánico (sin conciencia), con fatal caída después del trabajo (ej.: danzas como macumbas u otras que con esfuerzo motriz, exaltación emotiva y cansancio físico, sueltan algún estado superior, pero sin control ni recuerdo. El sujeto es “poseído” por el estado, amén de no explicárselo en absoluto).

La segunda posibilidad está dada por la línea 5-8, es decir, por trabajos intelectuales intensos (Meditación Trascendental), con shock consciente y por esto con control, dominio del proceso y explicación del nuevo estado.

La tercera posibilidad está dada por la relación estrecha y consecutiva de los puntos 7-8, es decir, la Energía Fundamental se dirige y activa el centro en cuestión; este caso es muy importante porque además de controlar el proceso y de explicarlo, se cuenta con energía como para hacer pasajes energéticos a otros cuerpos o elementos, ya que se cuenta con ella y se la domina (Este concepto de energía fundamental se aclara si se piensa que los casos más altos de energía física, emotiva, intelectual o sexual, por ejemplo, es de un mismo tipo; que además es también la que se encuentra en las cosas o en la naturaleza por eso si se cuenta con esta energía única, se puede operar tanto sobre sí mismo como sobre las cosas o naturaleza).

Es decir, en síntesis, lo que interesa es la Domesticación de los Centros.