Cualquier persona que coincida con los objetivos básicos de La Comunidad puede integrarse a la organización, sumándose como miembro adherente o pleno y así colaborar con las actividades planificadas, participar de sus reuniones de formación y capacitación, promover nuevas acciones, y participar activamente de su organización, expansión y dirección.

Los miembros plenos son parte de la orgánica de La Comunidad y participan en las reuniones, aportan en la campaña económica anual, impulsan su crecimiento y se capacitan en base a los trabajos personales que promueve La Comunidad. Son los responsables de elegir por el voto directo a los coordinadores de los Equipos de Base y a los integrantes de los Equipos de Coordinación de país y mundial. Impulsan también el desarrollo y la formación de nuevos Equipos de Base sin limitación geográfica.

Los miembros adherentes reciben información, participan de sus actividades y colaboran con su desarrollo, sin estar incluidos en la orgánica de La Comunidad.

Cualquier frente de acción, grupo, organización o agrupación que manifiesta su adhesión a los principios que inspiran La Comunidad podrá solicitar su inclusión como “adherente” de La Comunidad. En ese caso, sin perder su propia identidad, mantiene con ésta relaciones de mutua colaboración.

Los grupos iniciales de La Comunidad (“grupos promotores de La Comunidad”) nacen cuando un grupo de personas comienza a reunirse para trabajar en base al presente libro y a los demás libros y materiales oficiales, desarrollando las actividades que le sean afines y que contribuyan a los objetivos generales de La Comunidad. Estos grupos iniciales son coordinados en un primer momento por aquella persona que ha promovido su puesta en marcha y que la desarrolla siguiendo los objetivos planteados en los documentos y materiales oficiales de La Comunidad.