04 Noviembre 1975
Operativa
02:07:09

down-AUDIO

Transcripción:
Esther Vázquez (Parc Òdena – Barcelona)
Convenciones utilizadas:
<?> palabra ininteligible
<??> frase ininteligible
<???> fragmento ininteligible [texto] Dudoso. Audio poco claro
2
En cursiva las respuestas de los asistentes.
En muchos casos no se escuchan bien por estar alejados del micro.

Están muy bien esas síntesis. Sería interesante que dejaran alguna copia, así sirven al conjunto ¿qué les parece? ¿Es posible?

Vamos a entrar en esto que llamamos operativa, por darle un nombre. Una forma de hacer unas cosillas. Esta forma de hacer.

Pero van a ser formas de hacer que tengan que ver con la comprensión que tenemos del psiquismo. No serán formas de hacer en que no se sepa qué es lo que se está haciendo, claro.

Estas formas de hacer obviamente no apuntan acá, a esta situación en que estamos, no. Apuntan a algo más interesante que a esta situación en que estamos. Nosotros estamos acá en una campanita. No hay mayores problemas acá. Los problemas están afuera. Esa es la parte interesante. Atendemos a eso.

No es que nos pongamos a pensar ahora afuera. No, seguimos en nuestro clima de estudio. Pero la cosa se va a poner interesante al estar afuera. Bien.

Nuestra operatoria tiene que ver con eso. Tiene que ver con la comprensión de algunos quehaceres, tiene que ver con esto de detectar algunos registros, trabajar con algunas técnicas elementales, para que todo esto pueda funcionar bien afuera.

Este quehacer, esta operatoria va dirigida a esta cuestión de la normalización de la vigilia. Nosotros podríamos trabajar en niveles más altos que los niveles vigílicos cotidianos, desde luego. No es cosa del otro mundo.

Basta que una persona observe lo que está haciendo, no lo que le está pasando, eso sabemos es una actitud introspectiva; observe lo que está haciendo, tenga vigilancia sobre sí, trabaje con este tipo de atención dirigida. Va a notar, claro, que en la mente hay más ampliación de trabajo, más posibilidades de trabajo y hay más manejo de esos mecanismos de reversibilidad que son los que caracterizan los distintos niveles.

—————— Ruido en vigilia

Pero también al hacer ese trabajo podemos encontrarnos con que aumenta el ruido interno. Fíjense que interesante. Así que podríamos trabajar en un nivel más vigílico, sí. Pero el hecho de trabajar en nivel más vigílico no descarta el otro hecho de que el ruido también le acompañe a este nivel.

A ver si me siguen en la idea. Una cosa no es excluyente de la otra. Ustedes podrían tener vigilancia sobre ustedes mismos, ser más vigílicos, y sin embargo recibir impactos internos de todo tipo. Así como pueden estar perturbados en el sueño profundo o en el semisueño, también en vigilia podrían tener perturbaciones en niveles más vigílicos, cómo no.

Y parece que es frecuente tal cosa. Hay quienes trabajando en niveles más interesantes, registran también un buen estado interno. Y hay quienes trabajando en niveles más interesantes registran todo un problema de obsesiones y de rarezas.

Así que nos importa ver esto de los ruidos, más que esto de los niveles interesantes de trabajo.

Fíjense en estas simples operaciones que vamos a hacer. Vamos a hacer operaciones matemáticas simples. Si vamos a hacer operaciones matemáticas, se supone que estamos trabajando en un nivel mediano vigílico. Vamos a hacer operaciones matemáticas. Ya van a ver ustedes como este trabajo vigílico del hacer operaciones matemáticas, puede ser hecho con ruido o sin ruido. Es un trabajo igualmente vigílico.

Por ejemplo, yo les pediría que tomaran esos papeles que tienen, esos lápices, y calcularan en treinta segundos, 2.785.912 multiplicado 4 y dividido por 3´8. Son treinta segundos.

<silencio. Pasan 30´´>

¿Qué están haciendo con su cabeza? Ese es el tema. Párenlo. No interesa el resultado. <risas> Ese es un tema para los matemáticos, no para nosotros. ¿Qué estaban haciendo con su cabeza? Números ¿no es cierto? Sí, como no… números. ¿Y qué más?

-pensando en los treinta segundos2

Y pensando en los treinta segundos. ¿Y qué más?

– y preocupado

¿Preocupado por qué?

-por el resultado… y por hacerlo rápido

¿Preocupado por qué, por el resultado? Por el resultado y por hacerlo rápido. ¿Y qué más?

-preocupado por la operación misma. Eso, quiero decir que no me preocupaba yo ni nada…

Estabas en tema. Interesante caso <risas> Ese no lo vamos a examinar <risas> Ese es el que nos interesa. ¿Y cómo se registra esto de estar preocupado?

-tensión

Tensión ¿cómo?

-incluso muscular.

Empecemos por la tensión. ¿Dónde es la tensión muscular?

-en varias zonas.

Así que muscularmente tenso por hacer unos numeritos <risas> Con que esas tenemos… <risas> El señor está tenso. Muy bien. <risas> ¿qué más? Muscularmente tenso. ¿Qué otra cosilla habrá?

– ¿al registro?…

Al que tú quieras

-…la respiración, de tensión

¿Cómo qué?

– como aguantar, que tiene que ver con el estómago

¿Hay varios que registran lo mismo, o no?

-sí

¿Qué más?

-asociaciones sobre el hecho de <?>

¿Por ejemplo?

-por ejemplo pensar que hacía poco estaba practicando cuentas, y ahora podía hacerlas más fácil <risas>

-Muy bien. ¿Qué más?

-clima emotivo, [que quiere decir ¿por qué la cuenta? ¿Por qué la hacemos?]

Ya, el metafísico <risas> Se van viendo las variantes. El metafísico, el psicólogo, el …<risas> ¿qué más?

-…tensión como intelectual al tratar de que otras cosas no se junten <??>

Ahá, y claro, como uno está preparado. Algo tiene que ver esta cuenta, perfectamente. ¿Qué más?

-yo estaba preocupado con el hecho, no soy muy fuerte en matemáticas. <risas>

El humanista <risas>. Está bien. ¿Qué más?

-yo estaba preocupado por terminar antes que los demás.

También. Interesante. Bueno.

Ahí hay un tipo de registro que nada tiene que ver con la cuenta, como ustedes se darán cuenta <risas>. Nada tiene que ver con la cuenta. A todo eso que le acompaña a la cuenta y de lo cual ustedes tienen registro, a eso, le llamamos “ruido”.

Si fuera una cuestión, un ruido cuando uno va a la carnicería o algo así. Bueno. La cosa no pasaría a mayores ¿no es cierto?, pero eso sucede cuando hacemos operaciones simples apremiados por una situación dada. Ahora si esto sucede en otras cuestiones nos crea problema, crea perturbación este ruido. Así que nos interesa ver qué va pasando en estas cosas.

————–Violencia interna

¿Ustedes saben lo que es la violencia interna? <risas> ¿Qué cosa les parece que sea la violencia interna?

– sistema de tensiones.

Sí, como no. Sistema de tensiones. ¿Qué más?

-Clima fuerte

Bueno, climas y tensiones ¿qué más?

-afirmación

Afirmación. ¿Qué más?

-<inaudible>

Angustia e insatisfacción ¿qué más?

-Contradicción

Contradicción ¿qué más?

-Eliminación del futuro en el momento

Eliminación del futuro en el momento ¿qué más? ¿No hacer qué?

-no hacer lo que se quiere hacer.

No hacer lo que se quiere hacer. ¿Ese es el producto de la violencia o es que el no poder hacer lo que se quiere es lo que genera la violencia? ¿O es la violencia misma?

-es lo que genera.

Podría ser una de las variantes que genera la violencia. ¿Qué más?

-<inaudible>

Impaciencia ¿qué más?

-Confusión

Confusión. Perfectamente. Hemos largado varios eslóganes descriptivos psicológicos.

Registros. Cada uno de ustedes dijo una cosa, o algunos de ustedes dijeron cosas. Esos algunos que dijeron cosas, ahora ¿nos podrían decir cuál es el registro que corresponde a esas cosas que dijeron? Si se dice “confusión” bueno, ¿cómo se registra la confusión. En la oreja, en la cabeza

-dentro de la cabeza

Dentro de la cabeza ¿Qué más? Registro de la confusión.

-<inaudible>

¿En la confusión?

-<inaudible>

Bueno. Eso ya no está dentro de la cabeza. Perfectamente. ¿Qué más?

-Hay como una pérdida de dirección. Perdida del punto de referencia.

¿Qué más?

-Sopor.

¿Sopor interno? Sopor

-<inaudible>

¿Qué más?

-<inaudible>

Desequilibrio corporal ¿cómo se registra el desequilibrio corporal? ¿Si te paras te caes?

-sí

Ya. ¿Qué más?

-tensión muscular

-cambio de temperatura

Cambio de temperatura ¿de qué modo?

-sube

Sube, se acalora uno. ¿Qué más?

-<inaudible>

Ya. ¿De qué están hablando ustedes? No tú. ¿De qué están hablando? De la violencia estás hablando tú.

-registros de violencia

Tú de la torpeza ¿o de qué? ¿De la violencia?

-<inaudible> <risas>

O sea, que algunos están tratando de definir la confusión y otros ya están tratando de la violencia. Así que pongámonos de acuerdo ¿qué indicadores estamos buscando? Los de confusión, no, los de violencia. Bien.

Volvamos al punto. ¿Algún otro definió lo que sucedía? Mejor dicho largó el eslogan de lo que sucedía en la violencia interna. ¿Qué otra cosa dijeron? Así como él dijo “confusión”.

-Afirmación

Afirmación ¿cuál es el registro de la afirmación?

-Es el sentir inseguridad.

¿Cómo se registra la falta de seguridad?

-Como que peligra algo, o sea, se registra con esto que se hablaba de, por ejemplo tensión, subida de calor, alteración cardíaca, incluso con sudor puede ser.

¿Y psicológicamente qué pasaría? ¿Qué registro hay?

-algo se derrumba.

Algo se derrumba internamente, en inseguridad. En el caso de la violencia interna. ¿Qué otro largó alguna palabra?

-impaciencia

Impaciencia. ¿Cómo se registra?

-<inaudible>

¿Qué otra cosa dijeron?

-Insatisfacción. Psicológicamente, confusión intelectual. <inaudible>

Observen. Nosotros tenemos acuñado también sobre los estados de ánimo todo un sistema prácticamente sígnico, como estereotipias, son los estados de ánimo. Pero a veces nos falta el registro de esos estados internos. Entonces le pasa a uno algo y dice “tengo angustia”. Y está bien. Si “tiene angustia” es porque de algún modo lo habrá aprendido. Pero parece que no supiera bien uno cómo es eso de sentir angustia ¿se han fijado?

Empecemos de nuevo con el asunto de la violencia interna ¿cómo se registra la violencia interna? Si dicen “confusión” no es lo mismo a que larguen un registro ¿captan la idea? Largan un molde sígnico si dicen “confusión”. Diferente a si describen un registro. Ya.

Nuestra forma de trabajar en esto de las tensiones y los climas es, no con moldes sígnicos, no definiendo una cosa por una palabra; sino describiendo un estado por un registro o por un conjunto de registros ¿se fijan que es diferente?

Así que decimos “violencia interna” ¿cómo se registra?

-Pérdida de referencia del cuerpo

Pérdida de referencia del cuerpo. Bueno ¿cómo sería?

-un tipo de ablandamiento.

Ablandamiento. Se ablanda el cuerpo y se pierde referencia.

-se ablanda el cuerpo y perdemos la referencia.

Bien, ahí tenemos un registro ¿hay algún otro?

-Fuerte aceleración cardíaca. Más que aceleración, aumento de la intensidad.

Entonces… experimentación de eso.

-Claro. Entonces los latidos del corazón se sienten muy fuerte.

A lo mejor no se acelera, pero uno por lo pronto lo siente bien. Eso es seguro que uno lo siente, pero no es seguro que se haya acelerado más.

-Respiración más corta y más acelerada.

¿Es que pasa eso o es que uno lo experimenta así?

-lo experimenta así

Porque a lo mejor no es así. O a lo mejor sí. ¿Qué más?

-falta de aire

Lo experimenta como falta de aire, ahá, ¿qué más?

-<inaudible>

¿Es así? Muy bien. Veamos.

Alguien nos dice que con la violencia interna se experimenta pérdida de referencia del cuerpo por ablandamiento de este. Punto aparte.

Alguien nos dice que con la violencia interna se experimenta […]

<salto de cinta>

00:20:32

[…] de qué se trate, entonces los registros pueden ser certeros ¿para qué hablamos de esto? Para dar cuenta de una cosa importante y que es lo situacional en las tensiones. Lo situacional en las tensiones. Observen.

Un sujeto muy grande y peligroso se me viene encima, además estoy violentado con él y experimento violencia con él. Punto aparte.

Un sujeto muy diminuto y de poca resistencia, también me crea violencia interna. El registro que tengo es diferente al primer caso. ¿Si o no?

De manera que en los dos casos hay violencia interna y tengo registros de tensiones que acompañan a esto que llamo “violencia interna”. Pero lo situacional ha cambiado y los registros que corresponden a la situación una y a la situación dos, son diferentes. ¿Captan esta cosa?

De manera que uno dice “violencia interna” y ya está. No, no. La violencia interna parece que necesitara enmarcársela en una situación porque varía bastante según el caso.

Veamos un ejemplo.

Ahí está el sujeto muy grande que podría hacernos cualquier desastre y nosotros estamos violentados e indignados ¿qué experimentamos? Registro.

-disminución del cuerpo

¿Disminución del cuerpo de uno? ¿Cómo se registra la disminución del cuerpo?

-como por desconexión y aumento del ruido interno

Eso es una explicación pero la descripción ¿cómo es?

-psicológicamente, uno no quiere estar ahí, quisiera no estar ahí

A ver ¿es que uno experimenta el empequeñecimiento porque no quisiera estar ahí o porque agranda el cuerpo del otro, o por otro motivo?

-parece que las dos cosas tuvieran que ver

¿De qué modo?

-hay experiencia anterior en el mismo sentido

¿Y cómo se armó la primera experiencia?

-lanzando afuera

¿Lanzando afuera qué?

-propiedades que el objeto no tenía

Ya. ¿Entonces?

-entonces el objeto se me aparecía como peligroso <?>

¿Entonces cómo se configuró la experiencia, la primera, no la experiencia posterior la que te ha pasado?¿lanzando proyecciones sobre el objeto, dices? ¿Y eso cómo lo experimentas?

-¿la primera vez?

Por cierto.

-<inaudible>

No puedes descomponerlo igual. <risas> No me acuerdo… <risas> ¿cómo será eso?

En todo caso parece que hay una cosa cierta. En esa relación uno es más chico y el otro más grande, independientemente de que lo objetal así sea ¿no es cierto?. Porque a veces uno está frente a personas grandes, uno es más chico, y no por eso uno resalta en la situación. En cambio esto, que además es verdadero, que el otro es más grande y uno es más chico, parece que tomara carácter relevante, destacado, manifiesto ¿no es cierto?

Y a veces pareciera más grande de lo que es todavía el sujeto. Sí, como no, así lo puede ver uno. ¿Por qué ve uno el objeto así?

-porque uno carece de esos atributos

¿O será porque algo pasa en la pupila y hay un reflejo simpático? Aparte de la explicación psicoanalítica que das <risas>. ¿No será que hay un problema de dilatación y contracción de la pupila cuando hay un impulso simpático?

-supongo

¿Qué te parece a ti? A ver. ¿Tú te has sentido indignado a veces frente a una persona, seguramente?

-sí

¿No te has fijado cómo a veces a esa persona la ves pequeñita? <risas> ¿no es cierto? como en rojo <risas> muy pequeña y desaparece todo lo que hay alrededor de esta persona. Cómo que desaparece todo y todo se focaliza en esa dirección.

-sí

¿Y no has notado que eso está sirviendo también a otros objetivos vitales? Es decir, el hecho de focalizar bien el objetivo <risas>, centrar el objetivo, el hecho de que se endurezcan los trapecios, que se endurezcan el cuello, que se aprieten las mandíbulas, que se ensanchen las alas de las narices, para que entre más aire para la lucha ¿no es cierto? Que se levanten los labios para morder. Poner el cuello en posición de lucha, de combate, y avanzarlo. Respirar más hondo para inundar los músculos y que respondan bien a la acción. Toda esa cosa adrenalínica que hay cuando uno ve pequeñito al sujeto. ¿No te parece que está trabajando en estructura? ¿Está preparando todo para un salto o para una acción? ¿Sí?

Y ahí hay entonces, no sólo el registro de que uno lo ve pequeñito, sino sobre todo el registro de que uno focaliza y hace desaparecer todo lo otro y prepara el combate. Y se bloquea la mente en ese objeto. Se hipnotiza prácticamente en ese objeto ¿no es cierto? todo se tiñe. Ese es un caso. ¿Sí?

Has visto que cuando hay una violencia también muy grande y existe la posibilidad, mejor dicho, la imposibilidad de agredir a ese objeto y sucede lo contrario, el sujeto se le viene encima a uno. Uno en lugar de irrigar mayor cantidad de sangre y de chupar más oxígeno y disponer los músculos para el combate, al revés, se afloja, se queda pálido, pierde sangre, se inhibe. Y entonces el objeto, en vez de hacerse rojo y pequeñito, se hace grande, inunda todo, se acorta la distancia y uno ni siquiera tiene reflejos como para huir ¿has visto que sucede eso? Son dos situaciones bien diferentes y son dos registros bien diferentes con respecto a ese objeto, dada la situación.

Así que decimos por ejemplo “violencia interna” pero hay que ver que diversidad de registros.

Continuemos con lo de “violencia interna” ¿qué más podemos agregar? Según un caso o según el otro, por lo menos. Hay muchos.

-<inaudible>

¿Para el grande o para el chico? Ah, tú en grande, digamos

-el otro grande que se acerca

¿Para ti, que eres chico?

-para mi

Ya. ¿Qué más?

-tragar saliva <risas>

Tragar saliva <risas> Muy bien. ¿Qué más?

-retención de la respiración

¿Con los pulmones vacíos o llenos? Uno se desinfla <risas>

-vacíos. Se queda quieto.

Se queda quieto si el otro es grande ¿uno qué hace? ¿Dónde quisiera estar uno? <risas> lejos.

-pérdida de reflejos

Pérdida de reflejos. Inhibición de reflejos. ¿Qué más?

-se busca alguna referencia en el espacio porque eso peligra la estructura

¿Entonces que se hace?

-buscar un lugar seguro <?>. Pero a lo mejor no lo puede <??>

¿Qué más?

-Huida

Huida si fuera el caso. Frente al objeto que avanza ¿calcula uno la huida o se produce la huida?

-se produce <risas>

-depende del tamaño

Depende del tamaño y si corre más que uno. Y si no, ¿a qué recursos apela uno? ¿Si uno no puede hacer nada y avanza el monstruo?

-<inaudible>

Uno se desmaya por ejemplo en alguno de los casos, cómo no, uno se desmaya .

-o busca un palo

-o se tapa la cara

O se tapa la cara para no verlo. Se cubre con la sábana <risas>. Eso es fantástico. Son actitudes no objetales. Uno dirá, sí es objetal, taparse la cara para que no le rompan un ojo a uno. <risas> como no. O taparse con una sábana, claro, es tan blindada que… muy objetal <risas>.

Parece que hay ciertas actitudes rituales en esos casos ¿no es cierto? Actitudes no objetales, a menos que convenza uno al monstruo con eso. Bien. ¿Qué más se registra?

-…un gran objeto contundente

Si estuviera a mano. A ver ¿y si parece que fuera imposible darle al monstruo, que hubiera objetos contundentes, uno los tomaría, o le demostraría al otro que puede tomarlos pero que no los toma porque…? <risas> ¿o de todos modos los toma?

-uno se encoje.

-inmovilidad general en todo el cuerpo

En todo el cuerpo y ¿en la mente qué? ¿Inmovilidad también?

-la mente está prendida del sujeto.

-está buscando

¿La mente está buscando o está prendida? Está buscando ¿qué está buscando?

-respuesta a la situación. Solución del problema.

No se queda quieta. Tú dices que está vacía.

-<inaudible>

-no responde ahí. Falla coordinador.

Y empieza a trabajar rapidito.

-sí y a buscar rapidito <inaudible>

En todos los casos no es una actividad continua y razonable.

-no

Si ponemos ahí un aparato, seguro que las curvas son raras ¿no? Discontinuas, alteradas ¿no es verdad? Ahora somos muy grandes y queremos dársela ¿qué pasa ahí?

-todo lo contrario

Es decir, ¿en vez de tragar saliva, larga saliva? <risas> ¿eso sería todo lo contrario?

-en el cuerpo los reflejos están a punto. Hay tensión muscular, pulmones llenos, movilidad mental.

A ver esa movilidad mental ¿cómo es?

-esa movilidad, en el otro caso, experimento…

Que a veces sí y a veces no

-no, experimento aprensión y estoy fijado ahí y luego cuando pasa la situación, compensatoriamente tenía que haber <??> en cambio en este caso la mente está…

Pero algunos nos dijeron otra cosa. Algunos nos dijeron que a veces se quedaba uno como frío y después buscaba referencias para ubicar el cuerpo y también a veces uno andaba viendo qué métodos utilizar para huir y cosas por el estilo. Es decir, se mostraba muy discontinuo el trabajo de la mente en el caso anterior ¿qué dices tú? ¿O lo ves como continuo?

-yo lo veo como prendido en el primer caso

¿Y en el segundo caso no?

-en el segundo caso no.

Aha. ¿No estás prendido del objeto que vas a agredir?

-no

Perfectamente. ¿Y cómo será entonces la posición frente al objeto? ¿Es una posición desprendida?

-no tampoco <risas>

¿Cómo será?

-prendida también

En los dos casos estará prendida al objeto. No son completamente diferentes. En algo se parecen y por eso puedes hablar de situaciones de violencia en los dos. Está prendida al objeto ¿de qué modo está prendida?

-hipnotizada por.

¿Cómo sería hipnotizada por?

-como que no hay otro… ese objeto <??>

Así es. Y ¿qué más?

-todo el cuerpo tiende hacia el objeto

Sí, pero ¿en cuanto a la mente se refiere? ¿Qué más?

-la mente también. En el otro caso trata de buscar distancia

¿En este caso?

-como de afirmarlo más, de acercarse al objeto

¿Acercarse al objeto?

-<inaudible>

¿Se agranda?

-<inaudible>

Ahá. Muy bien. Pero hay algo que se ha bloqueado en la mente, porque el sujeto está obsesivamente puesto ¿y qué se ha bloqueado en la mente?

-<inaudible>

¿Eso es lo que permanece?

-<inaudible>

El tiempo se ha bloqueado ¿de qué modo?

-<inaudible>

-el futuro, está ahí presente.

Aha. Y ¿qué más se ha bloqueado?

-el mecanismo crítico y autocrítico.

-<inaudible>

Si parece funcionar fuerte, sí <risas>

-el tiempo creo que tampoco se detiene totalmente, no como en el caso inverso, en que uno es capaz de visualizar la persona y calcular toda actuación en estructura también. Aunque esté paralizado puede calcular para dónde puede arrancar

¿Cómo para cortarle la huida?

-tiene más libertad que en el caso anterior que está focalizado ahí, no ve nada y se detiene el tiempo completamente

-estamos hablando de casos muy extremos. No en donde uno puede …

Sí, en los extremos estamos hablando

-el objetivo está ahí, un tipito rojo y uno está nadando. Entonces ahí no hay tiempo. Bloqueo. No hay otra cosa más que ahí.

<risas> ¿Qué más pasa? Uno por ejemplo ¿uno puede atender razones, como se dice normalmente?

-no

¿No puede atender razones?

-no, no puede.

-sí

-depende el grado

-no, no, en grado extremo no.

A ver, veamos otro caso. Veamos otro caso.

Reconocen ustedes, porque hasta ahora hemos visto el sujeto que se le viene encima, el otro que se va encima del anterior y así siguiendo. Y parece que la emoción estuviera trabajando y que definiera las cosas.

00:37:21

Veamos este otro caso ¿Reconocen ustedes una violencia fría, para darle un nombre?
-sí

-cómo no

Calculada <risas> premeditada <risas> ¿reconocen un estado de conciencia en donde hay cálculo, en donde hay efectivamente mecanismos racionales jugando, eh, y sin embargo, y sin embargo, está jugando la violencia? Entonces decimos que hay una violencia fría. Y entonces ese caso singular de violencia fría, ¿cómo se registra?

-<inaudible>

Sí, sí. Eso lo damos por descontado, pero ¿cómo se registra?

-la emoción no es tan fuerte, o sea no toma tanto la conciencia sino que está más controlada. O sea, no influye en la conciencia, no la maneja.

-no está en situación <??> Habría más proceso

Ah. Aha. ¿Cómo sería?

-qué se yo, la venganza, por ejemplo. Digamos que el tiempo se experimenta acá con<??>

Así que hay operaciones mentales más fluidas y hay noción del transcurrir, incluso uno puede planificar pasos <risas> y sin embargo está operando la violencia. Muy bien, ahora preguntamos ¿Cómo se registra la violencia fría, la violencia, no el pensar, que sabemos que sí, efectivo… en fin.

No, no ¿Cómo sabe uno que está en situación violenta? Si su mecanismo de reversibilidad funciona o no funciona. No lo hemos dicho, pero sí, por lo menos funciona lo de los tiempos. La conciencia puede discurrir, comparar, criticar, etcétera y sin embargo uno sabe que hay violencia, violencia fría ¿qué lo define, como registro, qué define a lo de la violencia en ese caso?,¿ qué cosa hace que sea violento eso? ¿Qué? ese es el asunto.

-el interés

-La intencionalidad

-La intencionalidad, es decir…

-<?>que uno está totalmente prendido en la cuestión esa, con una sola idea.

¿Ah, con una sola idea? ¿Y las otras ideas que uno usa, los cálculos que uno hace, las cosas que elabora?

-está todo, como toda la estructura como puesta a disposición de ese <?>

Bien. Veamos que pasa en otras situaciones. Yo ahora quiero comerme una torta. No experimento violencia. Voy hacia la torta. Mis mecanismos de reversibilidad no están bloqueados. Todo está puesto en esa dirección y no hay violencia. El hecho de que todo esté puesto en esa dirección no implica que haya violencia, porque en el caso de la torta también sucede. Debe haber otra cosa que lo caracterice. ¿Qué será?

-registro en la emoción

El registro en la emoción ¿cómo será?

-<inaudible>

¿Cómo será?

-como una congoja

-<inaudible>

¿Estás hablando de tensiones o estás hablando de climas? ¿Cómo los separarías en ese caso?

-tensiones como más <??>

¿Y los climas?

-<inaudible>

Fíjate, tu planificas un desastre para perjudicar a alguien y mientras le sonríes al otro y todo aquello ¿no es cierto? ¿Qué está pasando ahí? Ahí hay violencia interna ¿qué sentimientos juegan en esa violencia fría?

-disgusto

¿Qué es disgusto?

-planificar todo eso para hacerlo, pero contradicción, no gusta

¿Cómo se registra el “no gusta”?

-<inaudible>

¿Qué más?

–<inaudible>

-gusto

<risas>

-gusto. Puede haber placer ahí en esa cosa maquinada

Puede haber ¿qué?

– Placer

Gusto ¿Cómo se registra ese gusto?

-¿físicamente? Sensación cenestésica bastante difundida

-se puede hacer esto como descargando tensiones que hay contra la persona. Elaborando.

¿Cómo lo registras? ¿Registras descargas cuando planificas el desastre?

-sí, paulatina, un poco <??>

De acuerdo ¿pero cómo registras eso que peligras tú?

-tensión interior <??>

-es difícil

Debe haber un registro, porque si tú hablas de eso debe ser porque alguna manifestación existe. Y no puedes hablar de algo si no tienes su manifestación.

-tal vez el clima, se da así, se da en la referencia espacial también. Es decir, la ubicación de uno. La ubicación del objetivo.

¿Qué se registra en la violencia fría en cuanto a emoción?

-como clima <?>

Ahá. ¿Qué sería eso?

-por afuera es una cosa, por adentro es otra cosa

¿Y me doy cuenta de eso?

-más bien si

-sí

¿Que pongo, una especie de atención en lo que hago?

-sí

¿Pongo atención en lo que hago o pongo atención en cómo me veo desde afuera? Es bien distinto.

-las dos cosas

Es diferente. Yo ahora puedo poner atención en mis movimientos mientras tomo el encendedor. Eso es una cosa. Y ahora puedo poner atención en mis gestos pensando en cómo se ven desde afuera.

En el primer caso, mi atención la registro como trabajando desde mi al objeto. En el segundo caso, mi atención, desde luego está trabajando desde mí, pero la veo observándome desde afuera.

Parece que cuando estoy trabajando con esa violencia fría y estoy preocupado por mi actuar, pongo énfasis en cómo se ve mi actuar desde afuera, si estoy planificando el desastre de otro. Tú dices “finjo actitudes” y ¿por qué te das cuenta de que finges actitudes? Porque experimentas una cosa y das a entender otra ¿o no?

¿Entonces qué pasa con tu conciencia que hace eso?

-crea contradicción

¿Crea contradicción o no? ¿Qué dices tú?

-<inaudible>

Ya. Pero tú dices que no crea contradicción ¿qué crea?

-crea como un estado atencional elevado. Una especie de activación de los mecanismos de <?>. Como un cómputo simultaneo de dos situaciones. Cómputo de lo que uno está sintiendo y de lo que uno quiere que el otro vea.

Observen ustedes. Ven que en el primer caso cuando uno se siente pequeño o en el otro, cuando uno se siente grande, en fin; se trabaja de un modo muy distinto, mentalmente, a cuando uno trabaja con violencia pero de un modo frío.

-sí

Algunos nos dicen que la conciencia trabaja igualmente. Los mecanismos de reversibilidad están actuando. Incluso algunos nos dicen que puede haber un nivel atencional más destacado. Y hay violencia. Y si hay violencia hay torcimiento interno y hay fricción interna y hay registro de desagrado interno.

Mientras se prepara lo que se va a hacer, sí claro, uno piensa que va a estar bien la cosa. Pero entre tanto hay toda una tensión y un problema, un ruiderío interno

Y sin embargo podemos trabajar con niveles más interesantes de atención. Claro que sí. La atención se hace más despejada, estamos trabajando a otro nivel. No en semisueño, no, estamos bastante más alto en ese nivel. Si lo registramos bien van a ver ustedes que podemos calcular, pero con mucha fuerza, y hay que ver cuántas neuronas están trabajando en esa dirección. Sí. Puede haber un nivel más alto de trabajo aún en estados de violencia interna y de ruido interno.

Cuando nosotros comenzamos esta conversación hablábamos de que se puede trabajar en niveles más interesantes, pero que esto no excluye el ruiderío. Uno puede arrastrar a niveles más interesantes también ruiderío. Ese es un caso.

Seguramente debe haber muchos casos en la Historia, casos singularísimos de violencia fría y calculada. De gente muy inteligente, muy brillante y de cierto vuelo ¿no es cierto? seguramente, claro que sí. Y sin embargo parece que hay ruido. No nos conviene.

No nos conviene.

00:48:11

Continuemos con el problema de los ruidos.

Ahora vamos a tratar de hacer los números del comienzo. Por ahí los deben tener anotados. Pero fíjense bien. Si ustedes se preocupan por no meter ruido, es decir, por hacer la cuenta bien, meten ruido.

Y hay una de las primeras paradojas. Esta es una paradoja que se va a tener muy en cuenta cuando se trabaje con estas cosas. La paradoja consiste en esto. Cuando quiero no meter ruido, meto ruido. Ley.

Ustedes se meten en esas maquinitas idiotas que tenemos abajo en el laboratorio. Se meten en la máquina Alfa, entonces dice, ahora me voy a meter en Alfa. Para meterme en Alfa tengo que bajar un poco el nivel de ruido. Tengo que tirar abajo el nivel activo, Beta. Tengo que quedarme un poco cerca de la ensoñación. Suelto, aflojado. Eso tengo que hacer para producir Alfa.

Muy bien, me pongo la máquina, conozco que tengo que hacer eso y entonces quiero producir Alfa. Y entonces me digo: no tengo que meter ruido, no tengo que meter ruido <risas>. Entonces no produzco Alfa.

Ruido en la máquina interna, silencio en la máquina externa ¿no es cierto?

Así que esta paradoja es muy interesante. Hay gente que se hace muchos problemas con eso. Se propone una cosa y produce lo contrario, claro está. Visto desde el punto de vista de estos mecanismos psicológicos del feedback, es bastante comprensible eso de que si fuerzas algo hacia un fin produces lo contrario <risas>.

Observen ese caso curioso y paradojal. Quiero no meter ruido, quiero hacer las cosas bien; entonces meto ruido. Es como un círculo vicioso, es como no poder salir de ahí. Es evidente. Eso pasa en la maquinaria.

Únicamente produzco Alfa en el caso en que pueda salirme de ese círculo vicioso. Es decir, salir de ese planteo de la tarjeta de verdadero, falso, verdadero, falso, que ustedes recordarán. Eso que decíamos que no se resolvía en el mismo nivel de lenguaje. Eso de que tengo ruido, quiero no meter ruido, entonces meto ruido para bajar el ruido. Eso no se resuelve ahí.

Eso es lo que suele hacer la gente cuando piensa en sus propios problemas. Por un lado está haciendo catarsis de sus problemas, pero por otro está reforzando el circuito ¿no es cierto? Parece que no se procediera de ese modo. Parece que hubiera que cambiar la actitud mental frente al problema. Pero no se resuelve en ese ir y venir, en ese círculo vicioso.

Veamos el caso de las cuentas matemáticas. Nosotros ahora nos vamos a poner a hacer esas cuentas matemáticas en treinta segundos. Pero claro, vamos a tratar de hacerla sin ruido.

Si ustedes cometen el error psicológico de ponerse a pensar en que no tienen que hacer ruido, quedan en la misma situación anterior ¿por qué? Porque si se ponen a pensar en no hacer ruido, no están en la cuenta. Sencillamente, están en otra cosa.

Si ustedes se ponen a pensar en el tiempo que tienen para hacer la cuenta, no están en la cuenta. Bien.

En esto hay una cosa muy elemental que parece Zen. Eso elemental de “se hace lo que se hace”. Esa es la única posibilidad en contra del ruido, en este caso que estamos hablando. Prueben, simplemente, de hacer la cuenta. A ver qué pasa. Treinta segundos.

<silencio durante 30´´>

Muy bien. ¿Qué pasa en la mente?

-<inaudible>

Eso pasó en tu caso. A ver, otro caso.

-mientras en el primer caso el fluir de las operaciones iba solo <??>

Muy bien. Eso pasó en tu caso. Manejaste el asunto. A ver, otro caso.

-<inaudible>

Perfectamente. Qué más.

-me pasó como al revés <??>

Y ahora que hablamos de ruido <risas> estabas atenta ¿a qué?

-a no tener ruido

Tú en el primer caso no tuviste ruido.

-ahora sí <risas>

¿Qué pasó ahora?

-en el primer caso la rapidez que me mantuvo en la operación y ahora por soltarme, teniendo todas las copresencias <risas>

¿Qué copresencias?

-los pescadillos <risas>

¿Qué pasaba ahí, que te metía ruido?

-cosas raras, imágenes del cuerpo, de cenestesia, ruidos, entraba todo <??>

Muy bien. Ahí tenemos un simple caso. Operaciones matemáticas. Perfectamente. Imagínense lo que hubiera pasado si ustedes, al hacer estas cuentas matemáticas, ustedes tienen ya la formulación. Tanto por tanto dividido tanto; entonces en lugar de ponerse a hacerla, ustedes se hubieran puesto a resolver el problema de este modo: ¿pero qué me está pasando?, claro, seguramente yo tengo problemas porque
cuando era chico me mordió un perro y claro me miró mi papá por la ventana y entonces…

Se dan cuenta que no parece ser esa la forma adecuada de resolver esa cuenta ¿no es cierto? Bueno, pues esa es la forma que se usa cotidianamente. La forma psicoanalítica introspectiva es la que se suele usar para resolver problemas. Claro… los problemas de la vida… <??>, no son… <risas> problemas matemáticos. Y sí, son muy parecidos a los problemas matemáticos. Son muy pero muy parecidos.

Pero parece que la mente tiene tendencia entonces, una vez formulado el problema a resolverlo por vía introspectiva. El sujeto se nos va de tema, fuera de tema, totalmente fuera de tema. Y está ahí con los problemas de lo que le pasa y lo que no le pasa y dele con esa historia.

Si eso hace la mente, por algo será. Porque la mente no hace tampoco cosas inútilmente. Por algo será y será bueno que lo estudiemos. Pero reconozcamos, esa es una actitud introspectiva. Esa es una actitud fuera de tema. Eso no tiene nada que ver con el problema de la formulación matemática y su resultado.

En los casos que han estado ustedes trabajando, seguramente no habría muchos que estaban pensando en eso que les pasó cuando era chico y todo aquello. Seguramente tenían un problema, un ruido situacional. Movidos por la situación tenían un tipo de presiones, por la hora, por hacer bien las cosas o mal ¿no es cierto? Estaban sometidos a un ruido situacional que no es tan grave.

Pero si alguno de ustedes hubiera estado con el problema de qué le pasó cuando era chico y todo aquello, ya la cosa no era simplemente situacional, de tensión situacional; sino que ya era una cuestión climática; eso que lleva uno encima y que va por todos los ambientes con esa nube ¿no es cierto?

Claro, parece que eso es más bien lo que lleva uno siempre. Y siempre anda pensando en sus problemas en esos términos. En términos climáticos, de cabina presurizada. ¿No es cierto? va uno por ahí…

Diferente a los problemas que se les han presentado ahora de ruidos, al hacer la cuenta, bueno, pues porque hay apuro, porque hay gente que los está mirando a ver qué hacen ¿no es cierto? Claro, ahí hay un sistema de tensiones bien situacional.

Pero el otro caso, totalmente extravagante, ahí frente a la formulación matemática de pensar en el complejo de Edipo. Ahí esto, nada que ver, pero absolutamente nada que ver.

Se imaginan ustedes si estuviéramos conversando ahora como estamos. Muy tranquilamente, amablemente. Se imaginan si en lugar de estar charlando estuvieran ustedes pensando en qué les pasaba cuando era chico, si los mordió un perro, en que el papá por la ventana. ¿Ustedes creen que la información que va de un lado para otro, ustedes creen que llegaría? y en caso de llegar, hay que ver cómo llega. Llega con mucho ruido, ¿se dan cuenta?, viene fácil la cosa.

Largamos la formulación matemática y ni la oyen, no es cierto. Diferente esa cosa climática invasora, ese fuera de tema totalmente, a esos otros pescaditos que en una situación dada se presentan por tensión en la situación.

¿Reconocen esas dos cosas? Son bien diferentes, por cierto. Son bien diferentes.

Bueno, parece que en la vida diaria trabajáramos sobre todo con la otra invasión de los climazos esos, ruido por antonomasia, ruido por excelencia, el clima metido en situación. Claro nos hace poner siempre fuera de tema. Siempre fuera de tema.

00:59:02

Observen que hay una forma de atender ruidosa y hay una forma de atender sin ruido. Estamos hablando de vigilia en todos los casos. No estamos hablando de semisueño. Miren que hay una forma de atender tensa.

La tensión no sólo se registra en los ojos y en los músculos faciales, no. La tensión se registra internamente. A ver, ¿reconocen ustedes una forma de atender, una forma tensa de atender, que no tiene que ver en realidad con la atención sino con otras cosas?

A ver si pueden separar eso. Hay una forma de atender tensa que no tiene que ver con la atención. Es una forma de atender a la que se le agrega lo tenso pero que no viene de la atención. ¿Lo reconocen a eso, o no?

A ver, ¿cómo lo podrían definir, a eso del atender tenso pero que no viene de la atención sino de otras cosas? ¿Qué es eso de atender tenso? Que es atender con ruido.

-por ejemplo, atender cuando no se entiende

¿Cómo será?

-hay tensión porque hay como un acto lanzado que no aparece la, claramente no entiendo, no entiendo, entonces se me crea como una tensión, tratando de ver qué es…

Fíjate, hay al menos dos cosas distintas. Una, que tratas de entender y otra que estás haciendo registro de que no entiendes. Fíjate que puedes no entender y seguir ahí enfilado al atender. Ahí no se produce el mismo ruido que cuando no entiendes y vuelves sobre si y estás con que no entiendes.

Son dos cosas bien diferentes. Cuando vuelve sobre sí, el sujeto y está con que no entiende y no entiende; claro, primero que nunca va a entender si hace eso. Pero el caso es que ahí se produce la situación de ruido, más que en el hecho de seguir atendiendo, se entienda o no se entienda.

-claro, porque hay como un acto que no se completa, entonces hay tensión.

Ya, de acuerdo. Muy bien. Pero tú reconoces que podrías, de todos modos aunque no entendieras seguir atendiendo y seguir buscando sin volver sobre lo que te pasa. Que no entiendo, que qué barbaridad, que ya me ha pasado otras veces, siempre me pasa igual y claro. Y los otros se van y el tipo queda en la silla, ahí sentado ¿no es cierto?

Es bien diferente, eso crea en uno, tensión en el atender que no viene de la atención misma. Viene de las dificultades que se le presentan a la atención, de las consecuencias de esa falta de comprensión; pero no vienen del acto atencional mismo.

El ruido en la atención no proviene de la atención. Eso es también interesante. El ruido de la atención proviene de otra cosa que no es la atención. De manera que cuando haya atención con ruido ese ruido debemos buscarlo no en la atención. Debemos buscarlo en otra parte. Bien.

¿En qué otra parte?

-<??>

Ahá, como aquel que tenía problemas de ruido porque procuraba que no se le metieran otras cosas. Ahá. ¿Y eso que es?

-una tensión en que uno en vez de atender está luchando contra todos los ruidos que le invaden.

Perfectamente. Uno trata de hacer bien las cosas y ahí mete ruido. Es uno de los casos. Lucha contra ruidos. ¿No es cierto? ¿Cómo se experimenta eso?

-Hay una tensión hacia la fuente del dato, hay una tensión corporal y tensiones internas en la cara, en la frente y si esa tensión va creciendo, va creciendo, va creciendo, llega un momento en que uno se da cuenta <??>

De acuerdo ¿qué está haciendo uno? ¿qué está haciendo uno con la cabeza cuando le pasa todo eso? Tú dices que…

-está peleando

Que la tensión corporal está dispuesta hacia la fuente de información. ¿Pero qué está haciendo uno con la cabeza que anda peleando con esas cosas? ¿Qué cosas son esas?

-no es una tensión continua, sino que atiende y entonces salta el ruido. Salta el ruido <??>

Un psicólogo diría que hay una falla en la atención, ¿no es cierto? El sujeto en vez de atender allá se distrae y atiende a otro lado. Eso no explica por qué pasa tal cosa ¿no es cierto? Esa es una descripción así provisoria, de que claro, sí, se distrajo y por eso no atendió, vaya. Sí, sí. Nosotros decimos otras cosas.

El sujeto está atendiendo y entonces se distrae. Pero se distrae porque hay un ruido que entra. Diferente es la explicación. ¿Qué estamos haciendo? Estamos tratando de buscar el ruido que entra. No decir simplemente, claro, cuando uno se distrae es porque desatiende. Y cuando uno desatiende es porque se distrae. Que gracioso. Sí. Claro, evidentemente pasa eso.

Y ¿por qué pasa eso? Porque entra un ruido. Muy bien. Y ese ruido ¿de qué naturaleza es? De muy distinta naturaleza puede ser según los casos ¿a ver, pero como lo podemos reducir a ese ruido? Está ahí uno en la fuente de información, se produce la distracción y el sujeto cae en sus contenidos internos, o en sus angustias o en lo que sea. ¿Qué está pasando ahí?

-<??>

A ver.

-ese es el ruido no situacional.

-podría estar atendiendo a otro estímulo que tenga que ver con la propia esencia de aquello a lo cual está atendiendo.

Sí señor. Tú estás atendiendo, estás muy atento y se oye un disparo de revolver en el balcón y claro, como estás muy atento. Así como estás atento aquí estás atento allá, en el acto ¿no es cierto? Y es bien situacional. Y después dices, ah, no, se rompió un florero.

Bien. Eso es bien situacional. Eso responde a los mismos mecanismos de seguridad de la vida. Es decir, está el sujeto en la cuestión y está haciendo barridos, de todos modos, por si algo se le viene encima.

Perfectamente, ruido situacional, bueno interferencia. Y en el otro caso no. En el otro caso ¿qué está pasando?

-<??> Como que no está… Está atento a una línea y de pronto se produce una especie de bloqueo, por la atención que uno pone en esa línea.

¿Será por la atención que uno pone en esa línea o será porque no está poniendo suficiente atención en esa línea?

-está poniendo tensión

-<inaudible>

Perfectamente. Entonces está pesando lo otro.

-claro

Entonces lo otro está produciendo interferencia.

-claro

Eso otro es lo que nos interesa. ¿Cómo hace eso otro para meterse en la mente? Cuando uno está en un tema y de pronto irrumpe lo otro y nos distrae. Uno, como ella explica, puede estar con la atención muy dispuesta. Y está con la atención muy dispuesta, pero resulta que a la atención dispuesta le está agregando tensión.

Le está agregando tensión que no tiene nada que ver con la atención. Entonces de pronto se produce el bloqueo. Claro que sí. Pero entonces no será porque ha puesto mucha atención, será porque a la atención le ha puesto tensión de otro lado, que no tiene nada que ver con la cosa dada.

Y esto de que se metan esos contenidos y creen tensión en la atención ¿qué es esto? Esto nos interesa. Esto de que se nos cree tensión en la atención. Porque decimos puede haber una atención sin tensión. Atiendo y atiendo y punto.

Diferente a: atiendo y estoy esforzado en atender. Y qué barbaridad, y que esto… Eso es otra cosa. Estoy poniendo tensión en la atención. Diferente, ¿no es cierto? Eso nos interesa.

¿Qué más podemos decir de esto, de esa tensión que le acoplo, que le agrego al atender? Que es de otro lado, que no es de la atención misma. Recién distinguiste entre casos situacionales y casos que no lo eran ¿cómo podrían ser esos casos no situacionales?

-son asociaciones que tienen que ver con la copresencia probablemente del tema. Que si insisto en sacarlas, como en el caso que él planteaba, de todas maneras me chupan, en una de esas en el tratar de sacarlas me quedo adherido a ese tema y me voy por ese tema a otro.

De manera que alguien podría decir cualquier cosa e igualmente irse por ahí. Pero ven que el problema parece que no estuviera en los temas en sí.

Parece que estuviera en la estructuración mental que uno hace. Parece que la mente pudiera estar apta para atender a cualquier tema. Parece que la atención fuera independiente del tema.

Ustedes dirán, no, hay temas que despiertan más mi interés y temas que despiertan menos mi interés. Claro. Pero ¿eso tiene que ver con la atención o tiene que ver con otras cosas que le acompañan a la atención? El gusto por el tema… son otras cositas.

Ustedes dirán, pero no puede haber atención sin gusto, porque atención es interés. Interesante. Esto que lo acompaña a la atención, esta tensión, que son esas copresencias y esas rarezas ¿qué característica tienen en general? Estas cosas que le sacan a uno del tema. Uno está peleando ahí la cosa.

-<inaudible>

Cosas pendientes no resueltas ¿cómo se registra eso? Cosas pendientes no resueltas.

-<inaudible>

Fíjate, el sujeto puede estar atendiendo y pensando en el dinero que tiene en el banco. En realidad lo tiene resuelto. Interfiere igual. A lo mejor es el caso particular de una persona, ese de que no tenga las cosas resueltas. Pero fíjate que no podemos generalizar. Fíjate que ahí hay, no es eso lo que lo define, el hecho que uno no tenga cosas resueltas.

-el tiempo no estaría en presente. Entonces un poco el futuro y el pasado que hacen copresencia, sacándolo del momento que está atendiendo

¿Qué características tienen estas tensiones agregadas a la atención? ¿qué características tienen en general?

-<inaudible>

Perfectamente. A uno lo pueden sacar del tiempo en que está operando la atención. De acuerdo. ¿Y por qué sucede eso? ¿Cómo es que tienen esa virtud, esa propiedad?

-tienen ligado un clima habitualmente.

Tienen ligado un clima habitualmente. Ahá.

Entonces parece que nosotros pudiéramos distinguir entre la tensión que uno agrega al acto atencional y el clima que está trabajando con sus imágenes o con lo que sea y que hace su fuercita para irrumpir en la conciencia ¿no es cierto?

Parece que la atención tuviera que ver con el interés. Sí. Pero parece que a uno le interesa más estas otras cosas, por eso es que uno desatiende. Así que en esto de lo no situacional hay climas que irrumpen y que tienen bastante interés para uno, porque tienen su climita emotivo, la base de todo esto, del interés mismo, es emotiva.

Pero a ver ¿podemos distinguir entre la tensión que acompaña a la atención, por una parte, y el clima fuente y generador de tensión, ¿lo podemos distinguir o no?

-<inaudible>

A ver

-<??>

A ver. Ustedes reconocen entre tensión muscular, acá pueden hacer tensión muscular, y acá no hay un cambio de clima emotivo muy considerable. Puedo tensar, puedo distender siguiendo en el mismo clima ¿no es cierto? ¿Reconocen esa diferencia entre la tensión y relajación muscular? Problemas de tensión diferente a problemas de climas. ¿Sí?

Muy bien, veamos el otro caso. Ahora estoy deprimido. Todo es igual ¿no es cierto? No sé, parece que me voy a suicidar cuando tenga tiempo para llegar al balcón. <risas>

Perfectamente, ahí estoy yo. Reconocen que hay clima, y sí. Hay un clima, pero no hay tensión. ¿Reconocen que pueden independizarse?

-sí

Ahora claro, los climas acompañan sus sistemas de tensiones. Eso es lo frecuente. Pero reconoce que son cosas diferentes. Puedo registrar tensiones musculares sin clima, puedo registrar clima sin tensiones. Sí. Dicho y visto esto, volvamos al asunto.

Ahí está la atención tensa. La tensión no viene de la atención, viene de otro lado. Perfectamente. ¿De qué otro lado viene? No es la situacional. Decimos que es no situacional. Decimos que hay climas que están trabajando. La pregunta era ¿reconocen ustedes la diferencia entre los climas que están trabajando y los sistemas de tensión que generan sobre la atención?

¿En qué lo reconocen?

01:13:15

-En que los sistemas de tensión tratan de hacer como barrera tratando de limpiar los climas. Se presenta el clima en la conciencia entonces la atención es como si empezara a generar la tensión lateral para barrer el clima, debilitando el campo de presencia.

¿Y quién está operando en realidad ahí? ¿El clima?

-El clima que está generando la tensión, como rebote de la atención.

Entonces el clima no genera la tensión. La tensión se genera cuando la atención lucha contra el clima, en todo caso.

-sí, claro

<Salto de cinta>

[…] y en ocasiones me chupa. Eso son otras cosas ¿no es cierto? Pero ahí estoy yo con mis cosas y viene el climazo y la rareza y entonces yo digo: esto no, esto sí, esto no, y ahí empieza el ruiderío. Parece que hubiera lucha en la conciencia.

Cuando estoy trabajando con atención e irrumpe un clima, mi atención entonces lucha entre su interés actual y otro interés; el interés de sacar al clima. Entonces acá tampoco, así como reconocíamos músculos con tensión, nada que ver con climas. Climas depresivos, nada que ver con músculos.

Así como reconocemos tensiones y climas, reconocemos en este caso que, no es el clima el que genera la tensión sino la lucha interna, la violencia interna que se genera frente al clima que irrumpe. Hay un problema de violencia en la mente cuando hay tensión. ¿Registran esa violencia en la mente?

Esta violencia de la mente es diferente a lo que llamamos violencia interna. Cuando hablamos de violencia interna, en general nos estamos refiriendo a estos actos antes de ser disparados. En la huida, en el ataque. Estamos hablando de las formas más groseras de violencia interna. Pero fíjense ustedes como ya en la tensión de la atención hay violencia interna.

De manera que la violencia interna no sólo se refiere a actos postergados de lucha, de conducta especial en el mundo. La violencia en la mente tiene que ver no sólo con la lucha manifiesta en el mundo o con la huida manifiesta en el mundo. La violencia en el interior de la mente tiene que ver ya con sus mismos actos, con sus mismos actos de atención. En el acto de la atención ya hay cerca también un acto de violencia. Captan eso.

Pero hay un acto de violencia interno, en la mente, no por el atender. Hay un acto de violencia porque la atención se separa de su objeto y lucha contra un clima por ejemplo. La violencia en la mente surge cuando hay contradicción interna. La violencia en la mente surge cuando hay algo que alejar de la mente. ¿Notan esa dualidad en la mente?.

En la mente hay antes que nada una presentación dual y esto no es anormal. Lo normal es que la mente sea dual y es lógico que así sea porque así está organizado el mismo sistema vital. Allí un medio externo, aquí un medio interno, regulación entre medios, dualidad.

Dualidad que trabaja para buscar equilibrio, también tendrá que copiar ese esquema propio de las células y propio de los seres vivos y propios de la naturaleza. También tendrá que copiarlo la mente, que a fin de cuentas está hecha a imagen y semejanza de las cosas.

De tal manera que en la mente tendrá que producirse ese factor de equilibrio, desequilibrio, búsqueda de equilibrio, desequilibrio. También en la mente y en su acto de atender hay un rebote. En todo acto de querer hacer y en todo acto de querer dirigir hay también violencia. Hay violencia porque irrumpen otras cosas, se suscitan reacciones frente a eso que se dirige. ¿Captan esa cosa?

De manera que podría haber un alto nivel de conciencia. Alguien quiere dirigir su atención, alguien quiere ser consciente de sí mismo, alguien quiere lograr un nivel superior de conciencia, alguien quiere desarrollar una magnitud trascendental en su mente. Si alguien quiere eso y lo hace con ruido, porque no conoce el mecanismo de su atención y el mecanismo de sus tensiones, ese alguien genera violencia interna. ¿No sé si captan eso?

De manera que también por el querer superarse se genera violencia interna. Esto es bastante paradójico. Aquella persona que quiere superarse, pues nada, se va poniendo en el camino de la superación, en teoría. Pero psicológicamente sucede lo que sucede en esas máquinas Alfa. Que aquel que quiere lograr Alfa, no logra alfa porque quiere lograr Alfa. ¿Conocen esas paradojas, esos feedback, esa retroalimentación, esa contradicción de la mente?

De manera que ahora nuestro amigo quiere lograr una conciencia superior y nuestro amigo quiere una magnitud trascendental en su mente. Nuestro amigo quiere. Y está forzando en esa dirección y está generando violencia. Y puede hacer sus logros, puede hacer sus logros con ruido. Así que aún el que quiere superarse está metiendo ruido.

Entonces ¿de qué se trata, de no querer superarse? No, parece que se tratara de otra forma de plantear las cosas. ¿Captan eso?

¿Entonces que quiere usted, quiere superarse o no? Ni quiero, ni no quiero superarme. Sucede que estamos en otra cosa. Estamos en tema o no estamos en tema. Punto.

Por ejemplo están los amigos, saliéndonos un poco de esto; están los amigos de desquitarse de aquel que los perjudicó. Un caso. Ruido.

Están los otros amigos que perdonan a aquel que los perjudicó. Ruido.

Están aquellos que ni perdonan ni no perdonan, sino que están en tema, se ubican.

De manera que estos que andan perdonando vidas, estos amigos del amor al prójimo, estos
bienaventurados los que perdonan. Ruido. Fuera de tema. Están prendidos al problema.

Ustedes decían, antes yo era grande y veía al otro chiquito. Luego yo fui pequeño y vi al otro grande. En los dos casos estaba prendido del objeto. Si yo me vengo de aquel que me perjudica estoy prendido y si yo lo perdono, ahí estoy con mi cenestesia sintiéndome qué bueno soy. ¿No es cierto? Fuera de tema. En los dos casos fuera de tema.

Hay algunas corrientes morales, corrientes religiosas, muy morales, como de costumbre altamente sensualizadas y cenestésicas; en donde parece que la cosa consistiera en perdonar al que perjudica. Bueno, desde el punto de vista de la información. Ruido. La mente está fuera de tema. En tales actitudes está fuera de tema. Sin embargo nuestro sujeto lo hace para superarse. ¿Ven como [se va encadenando] las violencias internas de un modo sutil? Sigamos observando algunos registros internos.

Ni perdono ni no perdono. A ver, como ese problema de la cuenta matemática. Parece que fuera otro el trabajo de la mente ¿no es cierto? Ni quiero ponerme en Alfa ni dejo de ponerme en Alfa. Si me he puesto los chirimbolos esos en la cabezota y estoy ahí, por algo será. Para algo será. Entonces señal de que voy a poner la mente en cierta actitud, pero no proponerme hacer alfa.

Miren que curiosas consecuencias morales tiene este descubrimiento psicológico. Tiene este descubrimiento psicológico de que tanto el vengarse como el perdonar son parientes, desde el punto de vista de la teoría del ruido. Son parientes.

Ha avanzado uno sobre el otro en táctica. En táctica. En presentación del problema. Ha ganado terreno uno sobre el otro, pero psicológicamente, psicológicamente ahí hay ruido, no hay atención al tema. Hay ruido también con estos que desean superarse espiritualmente. Diferente estar en tema y estudiar las condiciones de la mente, estudiar las correctas condiciones del preguntar de la mente, estudiar sus posibilidades. Diferente a querer superarse. ¿Qué es eso de querer superarse? ¿Captan el clima que acompaña a esto que decimos? Bien.

Volvamos a nuestros problemas. Aquí estamos nosotros. Reconocemos una suerte de violencia que surge en la mente cuando atiendo y en esta mente que atiende se introducen de pronto climas. Se introducen los climas y entonces uno lucha con estos climas.

Al luchar uno con estos climas se crea tensión. Esta tensión no es lo mismo que el clima. ¿No es cierto? No es lo mismo, distinguimos. No es lo mismo esta tensión que un clima. Perfectamente.

Ahora veamos a otra cosa. Reconocen ustedes sus cadenas asociativas ¿No es cierto? Reconocen que también al discurrir, al pensar una cosa u otra, tienen que hacerlo encadenadamente. Ahí también está trabajando la asociación, claro.

Pero fíjense, que entonces están trabajando con asociaciones de ideas, por una parte, pero a veces están trabajando con asociaciones de climas más que de ideas; en donde las ideas empiezan a ser disparatadas desde el punto de vista racional. Alegóricamente no son disparatadas, van encadenándose con una lógica extraña. Lo que les está dando unidad a todas esas imágenes son los climas que se asocian unos a otros. No son las imágenes que se van articulando racionalmente. ¿No es cierto?

Hay climas que se van sucediendo unos a otros, trayendo unos a otros. Y ahí está trabajando, y claro, no está encadenando uno sus ideas en un tema. Está encadenando uno sus ideas disparatadamente, en asociaciones libres, está trabajando con climas. No es cierto. Bien.

Estos climas van trabajando, van haciendo su cosa. Si yo detecto estos climas y lucho contra ellos, problema. Si yo lucho contra los climas, contradicción, fricción. Si yo dejo, nada, que los climas sigan trabajando, pues mi atención nunca va a ser eficaz, van a estar ellos invadiendo el terreno.

Parece que hubiera ciertas posturas de la mente que nos interesan, frente a los climas y frente a las
tensiones. Hay ciertas posturas de la mente. Ese es nuestro problema, la actitud de la mente. Bien.

Supongamos que nuestro amigo ahora está sometido a fuertes tensiones viscerales. O le duele una muela, va. Le duele una muela y entonces está atendiendo, la muela duele. Y…, está creando tensión ahí, ¿no es cierto? Yo podría incluso bajar un poco el dolor si me hubiera adiestrado así a lo faquir, y…, podría…, qué se yo…

De todos modos reconozco que ahí ya no está trabajando un clima, ahí está trabajando una tensión de otro tipo. Pero fíjense, está trabajando una tensión de otro tipo, de tipo corporal, y eso me genera a mí un clima.

Que qué barbaridad, que esta muela, que cómo, que siempre me pasa igual o no. ¿Notan ustedes?

Hay un disturbio vegetativo de cualquier tipo frente al acto de atender y ese disturbio vegetativo también suelta climas. Suelta climas. Entonces irrumpe todo eso, el dolor de muelas más el problema que le acompaña. Y mi mente lucha con el dolor de muelas y con el clima. Doble problema. ¿Ven que son cosas diferentes que van actuando sobre los casos?

Recién alguien distinguió entre ruidos situacionales y ruidos no situacionales. Sino que había ahí unos climas que no tenían nada que ver con la situación. Se metían y entonces ahí provocaban esa violencia y ese problema. Veamos casos de ruidos situacionales.

¿Quién de ustedes tiene problemas para leer en público, por ejemplo? ¿Nadie de ustedes tiene problemas?

-sí

Perfectamente. Párate. <risas>

Y descríbenos ese aparato que está ahí.

-es cuadrado, de metal y tiene un lente chiquitito largo, otro lente más grande acá.

Para un poco. ¿Qué está pasando ahora en tu cabeza? Ese es el punto. Siéntate, así nos cuentas.

-En cómo lo voy a describir, lo estoy describiendo bien.

Estás atenta a la mirada de los demás.

-Claro

Estás atenta a lo que piensan los demás o vaya a pasar contigo ¿No es cierto? Está afuera de ti. Debes ponerte muy atenta para no cometer errores. Y si te pones atenta para no cometer errores y te fijas bien en el objeto, fíjate cómo está trabajando tu atención. Con tensión. La atención está trabajando tensa. A lo mejor lo hace muy bien, porque se fija con todo para no equivocarse. ¿No es cierto?

A lo mejor lo hace bien, pero está sometida de todos modos a tensiones. ¿Por qué? Porque estás en una situación que de algún modo te compromete. La mirada del otro, el que te vayan a decir sí, el que te vayan a decir no. Es situacional tal cosa.

Si tú estuvieras en tu pieza y te pusieras a describir ese mismo objeto, lo harías de distinto modo. ¿En qué se diferencian los dos casos? Este caso y el de su pieza.

Sí ya sé, que en este caso todos te miramos y en tu pieza no. ¿Pero, en qué se diferencian como registro
interno?

-hay más soltura, estoy atenta al aparato y no estoy tensa, sino preocupada en el aparato sólo.

Perfectamente

-<??>

Claro. Entonces en las tensiones situacionales, en las tensiones situacionales, estamos dependiendo de lo que rodea al tema. Ley. Lo que rodea al tema es para nosotros objeto importante. ¿Y qué pasa en las tensiones que provienen de algo no situacional? Tú hablaste de esas diferencias. En la tensión situacional es la mirada del otro. Ella se va a su pieza y resulta que ahora puede describir en su pieza muy bien la máquina porque no hay mirada ajena.

Pero ahora veamos el otro caso, no de tensión situacional sino de climazo que invade. Se pone a describirlo y lo hace mal. Se va a su pieza y lo hace mal. En los dos casos está llevada, invadida por eso, es decir que no está dependiendo de la situación, de los objetos que rodean. ¿No es cierto? ¿Qué está pasando en el otro caso?

Acá lo describe mal y en su pieza también mal y en los dos casos registra un mazacote. ¿Qué pasa?

-<??> que arrastra el mismo clima, que produce alteración siempre <??>

¿Y cómo sería eso? ¿Cómo se registra un clima que se arrastra, de un problema situacional? Te lo digo porque para la gente no es clara, no es clara tal cosa. La gente a veces cree que los problemas que tienen son nada más que problemas situacionales. Hay gente que piensa que bueno, claro, como está en una situación económica difícil, entonces es lógico que tenga tal ruido. Resuelve el problema económico que tiene y sigue con el mismo ruido. Es muy frecuente confundir esas cosas. ¿En qué se diferencian los registros de un clima que no es situacional a cuestiones de situación?

Pero tendría que darme cuenta que es una cosa que se debe a la situación en que estoy, diferente a una cosa que vengo arrastrando.

-<inaudible>

Que no se va.

-<inaudible>

Eso pasa en los dos casos, dices.

-<??>

Clima situacional.

-<??>

Ya

-<??>

Sabes que trabaja, pero no sabes de qué se trata. Y en el otro caso puedes definirlo como relacionado con una situación.

-<??>

¿Están ustedes de acuerdo en eso? ¿Qué otra cosa?

-<??>

Pero acuérdate lo que dijeron por ahí, que a veces está y a veces no está tal clima, como sucede con las situaciones. Que únicamente aparece cuando está esa situación y después ya no. Y hay climas también que aparecen y después desaparecen y vuelven a aparecer más allá, entonces uno no sabe si ese clima tiene que ver con situaciones o tiene que ver con esa cuestión de arrastre.

-<inaudible>

Ahí está claro. Ahí está claro. Cuando se presentan distintas situaciones y uno sigue en esa historia. Ahí sí está claro, pero hay otros casos en donde ese clima aparece y después desaparece y vuelve a aparecer, es otro caso.

Y ahí ¿cómo sabes si es situacional o es así un tanto intermitente?

-<??>

Pero reconoces también que hay situaciones en donde ese clima más flojo y demás se pone más en evidencia.

-sí

Y entonces cuando se pone más en evidencia ¿cómo sabes que no es una cosa o que es otra cosa?

-<inaudible>

A ver, pongamos el ejemplo. Aquí estamos muy atentos, [se oye un disparo ahí] afuera. Ahí van las cabezas. Sabemos que es un florero, vuelven las cabezas al tema. Efectivamente. Hay un estímulo, hay una respuesta que tiene que ver con el estímulo y se vuelve.

En el caso que nos contaba ella recién, se para y empieza a describir mal las cosas porque la están mirando. También hay estímulos, para ella mucho más fuertes que para otros, porque está con su cuestioncita. ¿No es cierto?

Ahí, deja de hablar en público, desaparecer la tensión porque tiene que ver con ese estímulo, con ese sistema de estímulos. Ahá, entonces de todos modos cuando hay tensión situacional ¿se tiene que ver con la respuesta a la situación? Ahá. Y cuando hay climas de arrastre ¿no se tiene que ver con la respuesta a la situación? ¿Y entonces con qué se tiene que ver?

-<??>

Con una cosa que no tiene nada que ver ¿puede no tener nada que ver?

De manera que estamos hablando con un señor o vamos en un ascensor bajando todos, muy serios ahí, y allá por el décimo piso de la bajada, uno grita socorro. Caso clásico. ¿No es cierto? Ahí parece que no hubiera una respuesta adecuada a la situación o una respuesta que tuviera que ver con la situación. No sólo es fuera de lugar, es totalmente atípica. Parece que el clima comportara respuestas atípicas frente a estímulos planteados. Porque si ustedes dicen asociación […]

[…]Si eso es así como ustedes dicen entonces es probable que entre las personas surjan muy malos entendidos <risas> porque imagínense ustedes lo que puede pasar si alguien está hablando conmigo y estoy sometido a un climazo y estoy asociando. Imaginen ustedes las cosas que le puedo responder al otro. La de actitudes rituales que puedo inventar o la de situaciones que puedo crear que no tienen nada que ver con lo que el otro dice. ¿Reconocen eso?

¿Y cómo sabe uno entonces si es que el otro tiene esas intenciones, por ejemplo, que yo le atribuyo o eso es parte de mi clima y yo estoy deformando la realidad? ¿Cómo lo sé a eso? Siendo que estoy tomado por un clima y cuando la mente está tomada entonces la mente no tiene capacidad de discriminación. ¿Cómo sabe entonces uno que está tomado por ese clima?

-<inaudible>

<risas>

Y fíjate qué pasa. ¿Tú qué tienes conmigo? Y el otro dice Nada. Claro, ya sabía que me iba a decir nada
<risas> Me ha dicho que nada porque algo tiene <risas>

–<inaudible>

Exacto. De todos modos no te lo resuelve. De todos modos uno puede preguntar, pero no te lo resuelve.

Parece que cuando la mente está tomada por un clima, no puede hacer nada. Necesariamente se equivoca. Parece que si estoy conversando con el otro y estoy tomado con mi clima y atribuyo determinadas actitudes al otro, entonces no tengo más remedio que equivocarme. No hay ninguna posibilidad, desde un clima que toma mi conciencia, ninguna posibilidad de ver la realidad tal cual es, ante mis ojos, por lo menos. <risas> Estamos ahí, en esa rata vibratoria pequeña <risas>

Parece que hubiera muy pocas probabilidades. Ahí siempre habrá error. Eso parece que tiene interés, eso de que siempre se equivoca uno si está tomado por un clima. Podría andarme fijando, claro, poner mi atención, concentrarme muy bien, en la corbata del otro, por ejemplo. No en lo que el otro dice.
Supongamos que fuera ese el caso ¿no es cierto?

Entonces parece que estoy haciendo ahí una cosa rara, de cubrimiento de la realidad. Notable y muy interesante. Y entonces ¿qué pasa cuando eso sucede? ¿Cómo hago yo para operar reversiblemente, ir, volver, desplazarme, criticar, autocriticar? Parece que no, parece que estuviera trabajando límbicamente, subcorticalmente y claro, si trabaja la subcorteza ahí pasa algo en la sinapsis arriba ¿cómo hago? Estoy tomado por un clima, siempre habrá error.

-<inaudible>

Tengo que salir del clima. Me propongo salir del clima, violencia también. No puedo salir del clima. Nadie se levanta de sus propios pelos.

-<inaudible>

Para meter ruido.

-<inaudible>

Atiendo al clima ¿cómo hago para atender al clima?

-<??>

Ya. ¿Me fijo en el clima? Bien. Observemos esa actitud introspectiva.

-No

-<risas>

Como me doy cuenta que estoy metido en esta ensalada de los climas, tonto no soy, me doy cuenta, algo pasa <risas> Y sí…, estoy en un clima, no lo sé definir bien pero soy sensible, me doy cuenta de que hay un clima que está operando. Claro que sí, me doy cuenta.

Me doy cuenta también de que estoy en ese clima y, estoy deformando las cosas, como no. Es muy lógico, muy razonable, está dentro del pensar razonable, que si esto me está perturbando me fije un poco a ver de qué se trata ¿no es cierto? Sí, eso es razonable.

¿Han notado ustedes que en esto de fijarme en lo que me pasa, hay una cosa razonable que es mirar cómo anda el motor, para ver si le falta nafta, aceite. Han notado que hay esa parte? y ¿han notado que hay otra parte? que aparte <risas> de fijarme en esto razonable de claro me pasa algo, entonces me fijo en qué me pasa; aparte de eso ¿han notado que hay a veces un gusto por ese introducirme o que hay un disgusto, porque no me gusta para nada esto, pero hay que investigarlo para ver bien…? <risas>

¿Han notado que eso de meterse a ver los propios climas, digamos, han notado que esto de la actitud introspectiva va acompañada de un clima propio? No del clima que me llama ahora para que yo vaya. No, no. Del clima en general que acompaña a lo introspectivo ¿notan el clima de lo introspectivo? Este gusto por meterse… ¿verdad que es más fácil que hacer matemáticas? <risas>

¿Notan que hay una bajada de la atención, un soltarse?

Cuando uno se mete a ver qué le pasa, qué no, qué le pasa y todo aquello; ¿no notan ustedes que hay una caída en el nivel atencional? Ustedes empiezan rigurosamente: bueno, a ver, qué es lo que me pasa.
Sentados con un lápiz y un papel. Se ponen ahí y después ya terminan en el suelo… <risas>

¿Han notado como lleva esto de la actitud introspectiva? Ahá. Entonces nosotros miramos y pensamos y decimos. Cuando yo hago introspección yo no dirijo la introspección. Cuando yo hago introspección algo se está sirviendo de ella para que yo vaya hacia adentro. Hay una tendencia a la introspección.

Yo luego puedo montar superestructuras y decir que las corrientes psicológicas modernas se basan en la técnica introspectiva. Bah! Las corrientes psicológicas modernas se basan en la irritación de los sentidos y la entrada a la cenestesia. Es otra cosa, bien diferente. Y tiene popularidad, arrastre y éxito porque claro, está fácil meterse en el complejo de Edipo ¿no es cierto? Está más difícil meterse en tema ¿o no?

Y sí…, claro, viene más fácil la mano. Es más seductora la cosa. Y, piénsenlo un poco. A ver, qué es esto ahora ¿vamos a descular los mecanismos de conciencia? o ¿vamos a ver cómo se siente esto por dentro?, regístrenlo… <risas>

Regístrenlo. Son mil cadenas asociativas abiertas que tienen ustedes para meterse por ahí. Pero ¿por qué la mente hace esto? Eso es bueno considerarlo. ¿Por qué la mente se mete en su propio sufrimiento, por ejemplo?

Hombre, esto es anti natural, aparentemente. Es cierto, hay algunos casos de cosas antinaturales, lo que ha permitido a algunos elaborar las teorías de los instintos tanáticos o de muerte, por ejemplo. Las polillas se queman las alas yendo al fuego. No será porque quieren quemarse las alas. Se tratará más bien de un fenómeno de fototropismo y hasta cierta edad de la polilla. Acá hay cierto problema.

En la polilla se queman las alas parece. ¿Todos usamos la misma palabra “polilla”?

-sí

Bueno, sí, hay ciertos insectos que van al fuego. Entonces claro, instintos tanáticos. Hay animales que se suicidan, el hombre mismo se suicida. Entonces hay en el hombre también instintos de muerte. Instintos de placer e instintos de muerte. Está en las teorías contemporáneas esa cosa dual, también. Y entonces parece que uno gusta de su propio sufrimiento ¿no es cierto?

Aparentemente es así. Hay teorías ocultistas que se han basado en esa idea. De ahí han arrancado. Han arrancado de la idea, por ejemplo, de que al hombre le gusta sufrir. De que el hombre está adherido a su propio sufrimiento. Así como las teorías psicoanalíticas consideran, en el caso de Freud, no en general; consideran al instinto de muerte, al instinto tanático; así también las doctrinas chamánico bramánico tibetanas, traducidas por Gurdjieff, tienden también a decir eso. Al hombre le gusta sufrir. Adherirse a sus emociones negativas. El hombre piensa en su propio sufrimiento porque le gusta sufrir.

Es decir, esa especie de masoquismo muy de principio de este siglo, ese masoquismo en marcha, también está en esas teorías. Y se elabora todo un sistema de trabajo interno. Como al hombre le gusta sufrir, entonces hay que darle palos, llevarlo al sobreesfuerzo y cosas por el estilo ¿no es cierto?

A ver ¿qué es esto de que a uno le gusta sufrir por el hecho de meterse en sus emociones negativas, por el hecho de meterse en sus climas negativos? ¿Es normal en la mente del ser humano cuando hay problema meterse adentro?

Sí, es normal. Y es normal que aunque haya sufrimiento el sujeto se meta con el sufrimiento. Pero esto se produce porque el ser humano ¿gusta del dolor? ¿O se produce por algún mecanismo más útil para la mente? ¿Se produce por una cosa literaria y humanista de que al hombre le gusta el sufrimiento? ¿O se produce por un problema técnico, que hace a tornillos? ¿Por qué se produce esto de que de pronto uno se mira a sí mismo aunque tenga sufrimiento, porque le gusta a uno el dolor, o por qué?

-<??>

¿Cómo lo registra uno? Examinémoslo ¿Se acuerdan ustedes de haber tenido algún problema amoroso interesante? Perfectamente. A ver ¿Qué hacían ustedes con eso de qué me dijo, qué le dije, qué debería haber hecho, qué no debería…? A ver ¿qué hacen ustedes? ¿Qué han registrado al hacer eso? ¿Qué han registrado? Muchas cosas. A ver, algunas.

-se va desgastando

Se va desgastando. A ver ¿cómo se va desgastando?

-a ver, que pasado un tiempo, pensar qué le dije o no le dije o por qué le dije, va siendo menos cada vez.

Va siendo menos cada vez. Bien. Pero esto, reconocerás, que también puede traer otro problema. A fuerza de trabajar así, también induces a tu mente en un sistema de huellas en esa dirección. Así que si bien por un lado tenemos la ventaja de desgastar esas cosas, tenemos la ventaja de desgastarlas a fuerza de darle vuelta; se nos crea la desventaja de que inducimos a la conciencia siempre a resolver los problemas siempre con ese circuito.

Pero es registrable eso que dices tú. Es registrable eso de que uno piensa el propio dolor y el propio sufrimiento y el propio problema. Porque claro, racionalmente uno se dice, y bueno si lo voy pensando lo voy resolviendo. Pero en la realidad psicológica sucede que sí, se va resolviendo ¿cómo? ¿Por solución de…? No. Por desgaste. Tú has dicho desgaste. Entonces aparece de nuevo pero ya más amortiguado. Y el tiempo se hace más largo hasta que aparece de nuevo, pero ya mucho más amortiguado y entonces ya uno tuvo tiempo de engancharse con otra persona <risas>

Eso hace. Allá en el fondo. Tanto tiempo y yo que creí que estaba superado este problema y aparece de nuevo con fuerza. En realidad está superado. Aparece con fuerza pero ya con ritmo <?>, y sí está superado ese problema. Pero estuvo trabajando fuerte nuestro amigo en esa cosa. ¿Y cómo es que procede ese sistema de desgaste de esas emociones negativas?

Decimos: por repetición. Ahá. ¿Y cómo procede eso de la repetición para desgastar un fenómeno interno? Decimos: se agotó una instancia psíquica. Y claro, lo decimos, pero ¿cómo hace para agotar esa instancia?

-tomando otra

¿Tomando qué? ¿Tomando otra instancia?

-<inaudible>

¿Cómo?

-<??>

Ahá, se satura, dices tú. ¿Cómo se satura?

-Al trabajar tanto por lo mismo, tiene, digamos una acumulación, entonces como que se acaba el campo, digamos, disponible para ese pensamiento.

Bueno, sí, se satura y demás. Pero ¿qué dices tú de los estímulos?

-estímulo se va debilitando

Pero bueno, mira que si te dan todos los días un pinchacito

-<inaudible>

Ahá. Tú dices que está dentro de la ley de los estímulos constantes decrecientes. En parte es así.

-<??>

¿Por qué es así en el caso ese?

-va repitiendo, representando el mismo clima

No sólo por eso. Sino que tú entraste con un climazo pero ahora lo vas llevando de lo límbico a lo cortical.

-<inaudible>

No sólo porque estás repitiendo el estímulo entonces decrece, como pasa también a nivel sensorial; sino que a nivel cerebral, tú estás trabajando esos climazos y al darle vuelta, darle vuelta, los estás viendo desde un nivel más alto, de mayor racionalización ¿no es cierto? Estás trasladando el impulso a zonas más corticales ¿no es cierto?

-sí

Entonces entraste por el climazo que te chupó y te dejaste ir, pero luego ya vas tomando distancia y vas haciendo crítica y vas diciendo ¿y cómo puedo haberme preocupado por eso? Todas esas cosas revelan ya que los mecanismos de reversibilidad, comparación, idas y venidas, están funcionando. Eso es típico ya de cosas más corticales ¿no es cierto? Diferente a cuando está tomado y estás dándole vueltas.

Efectivamente se observa esa mecánica. Se observa que está bastante bien hecho ese funcionar y que está perfecto para la mente humana. De manera que la gente no es en absoluto estúpida cuando hace eso. El tipo está en una situación incómoda y empieza a pensar y a darle vueltas. Eso no lo hace porque ame el sufrimiento.

Eso lo hace porque está previsto en la misma mecánica de la mente, un sistema de desgaste de esas emociones negativas. Y si bien, el sujeto al reconocer eso sufre, también desgasta. Y al desgastar libera el circuito. Lo deja libre para que la información siga cruzando sin estar interrumpida ahí por esa presión [baja] ¿no es cierto?

Entonces está previsto en el mecanismo de la mente. Eso no se hace por instinto tanático. Eso no se hace por instinto de muerte. Eso se hace también por instinto de vida. Los instintos de muerte están al servicio de la vida. No hay instintos de muerte. No hay enemigos internos. Lo que hay es procesos equivocados, errores en la computadora, problemas que se creen cuando uno reitera ese circuito. Se creen problemas ¿no es cierto?

Se van produciendo esos pequeños problemitas que después se arreglan. Pero está muy bien previsto ese mecanismo. Tiene uno problemas y ahí va, los desgasta.

Ahora claro, hay problemas que son situacionales. Se crean problemas en una situación y, tengo problemas. Esos problemas decimos que no son inhibitorios, son situacionales. No encierran a mi vida. Diferente a estos que generan contradicción y que esté en la situación en que esté, estoy mal. ¿Reconocen esas diferencias?

Diferencia entre problema situacional y la contradicción interna. Esa violencia interna, ese apresamiento, ese no poder ir, decimos externamente para explicarlo; ni para atrás ni para delante. Eso de no poder manejar los mecanismos de reversibilidad, decimos más técnicamente, de no poder ir para detrás ni para delante. Estar tomado en situación. Eso, esa contradicción que impide moverse; esa nos interesa más que el conflicto situacional. Bien.

Son las situaciones mentales, o son los momentos de la mente en que se encuentra esta aprisionada, que se encuentra tomada contradictoriamente, que no puede avanzar ni retroceder. Son esos los que nos importan. No nos importan los problemitas del niño alimentado a café con leche, de que tiene problemas con la mamá y el papá… no, no, no.

Eso son problemas, problemas que, si son situacionales se tienen que resolver situacionalmente y no hay fórmula psicológica, no la hay, para resolver problemas situacionales. Porque los problemas situacionales se resuelven con el cuerpo. Se resuelven objetalmente los problemas situacionales.

Así que los problemas situacionales de que alguien me miró feo o lo pisó en la calle o que la mamá o el papá, esos; esos, hoy tendrán unos, mañana otros y pasado otros problemas situacionales. Eso no nos preocupa grandemente. ¿Se fijan? Eso sí que es estar fuera de tema. El problemita situacional, no, no.

Lo interesante son las contradicciones internas, esa toma de la conciencia, ese volver sobre el asunto y sin embargo no poder desgastar la cosa. Eso que quedó fijado y uno le da vuelta, y ese mecanismo que debería funcionar que es el mecanismo de desgaste, pues no funciona.

Y ahora resulta que está nuestro amigo, aplicando el mecanismo que la naturaleza le dio para que desgaste esas instancias. Ahí está nuestro amigo, durante años, aplicando ese mecanismo y sin embargo no le funciona. Está equipado para que le funcione y para que desgaste el problema. Y no, el señor está en contradicción profunda. Pasan años y puede pasar toda su vida. Y él hace su trabajo en esa contradicción interna pero no puede desgastar ese climazo.

Ese es el punto que a nosotros nos interesa más. No este que hoy tiene un problema y mañana otro. ¿Se imaginan ustedes? Tomen a un sujeto de quince años, por ejemplo. Las tragedias que hay ahí, los ciclajes que hay ahí. Hoy está muy bien, mañana está muy mal. Pasado bien, mañana mal, ahora ya está bien y después va a decir lo contrario.

Y si se van más atrás todavía en la edad biológica, toman a un niño. Y este niño, en medio minuto llora, en medio minuto ríe, en medio minuto llora… eso es fantástico. Es un ciclaje continuo. Entonces claro, es normal, que llore y ría una persona cuando tiene quince años, supongamos ¿no es cierto?

Esto situacional. Fuera de tema. No nos preocupan. ¿Comprenden el caso?

Nos interesan los otros, aquellos que están trabajando siempre, en todas las situaciones. A veces pueden desaparecer, en ocasiones, pero siguen trabajando, siguen actuando. La mente vuelve sobre ellos ¿qué trata de aplicar la mente? Trata de aplicar el trabajo de desgaste. ¿Por qué? Porque está previsto así. Así se desgastan esas cosas y sin embargo no funciona. Ese es el punto que nos interesa ¿lo captan?

-sí

Ese es el punto que nos interesa a nosotros. No la historia del café con leche. Que hoy tiene pareja, que mañana no, que qué barbaridad… y noooo ¿comprenden eso?

Claro, para el sujeto que lo sufre eso es muy grave, pero ya sabemos que eso es cuestión de un mes, dos, depende el caso… Ese no es el problema. El problema es el otro. Cómo está trabajando eso que debería desgastarse, porque esos mecanismos están previstos para su desgaste y no opera. Ese es para nosotros el punto más importante y ahí queremos darle, ahí.

Así que si alguien tiene algún problema con la mamá <risas> no lo vamos a tratar. Ya saben que no lo vamos a tratar al problema. Y si alguien tiene algún problema de parejita o algo así, no lo vamos a tratar obviamente. Vamos al problema, no a esas cositas. Vamos al problema. ¿Qué les parece?

Alguien va a decir: bueno, si no tengo problemas de mamá ni de pareja, no tengo problemas. ¡Claro, hombre! <risas> ¡si no tiene por qué tener problemas! <risas>

Hay gente que es un poco viciosa que cree que tiene que tener problemas. Hay gente tan feliz y extraordinaria que no tiene. A ver. ¿Por qué tiene que tener problema? Estudiemos un poco eso.

Y hay gente que anda buscando el problema que tiene y no lo tiene. Tampoco vamos a hablar de ese caso. Ese caso es muy afortunado, muy interesante y ya está disponible internamente para hacer un buen trabajo. Está en buenas condiciones, tiene cierta libertad interna porque no tiene problemas profundos ni contradicciones profundas. Ese tal está en muy buenas condiciones como para hacer una cosita. Así que no le vamos a meter problemas a ese.

Pero allí donde haya una contradicción, esas que no dejan moverse para atrás ni para delante, esos círculos viciosos del pensar y del sentir. Ese estar prendido a una cosa sin procesar internamente. Ese es el caso que nos importa, porque eso nos detiene el proceso, nos frena el avance interno ¿captan?

Esos son los que nos importan. Pero el otro de que lo miraron mal o bien, eso no hace al proceso. Y está fácil además, si alguien le mira mal a uno no va a andar haciendo desconexión, conexión. Hace algo uno para que ese no moleste. <risas> Es más económico, gasta uno menos glucosa, mueve algún músculo pero hay más economía ahí. Así que uno no se preocupa de esas cosillas.

Nos importa el problema ¿sí? ¿Por qué nos importa el problema? Y, nos importa el problema porque nos está atascando a la gente. No nos conviene que la gente se nos atasque con problemas. Nos interesa ver eso para que se desatasque internamente y podamos hacer cositas. Así que ahí tenemos que ir, pero no a la mamá, a la pareja, al que miró raro. No. Sino ese punto ¿comprende?

¿Por qué, porque queremos arreglar el problema de la gente? No, tampoco por eso. No, no, no, porque se nos atasca la gente y no procesa en cosas más interesantes que sí nos interesan. Con atascados no, es muy aburrido. <risas>

Bien. Así que un poco vamos viendo esto de las tensiones, esto de los climas, es la parte operativa. Nosotros vamos a encontrarnos al trabajar con climas y con tensiones con muchos fenómenos curiosos de tipo alegorizante […]

<salto de cinta>

[…] función compensatoria con que cumple como alegórica, por ejemplo, que en su momento no se ven bien claras, ni para qué servían. Pero vamos a usar algunos trucos para que esto se ponga en evidencia.
Como todo esto trabaja por biología, nada mejor para que un clima, que parece una cosa metafísica y estratosférica, una cosa así propia de un hegeliano abstracto. Ah, sí, los climas… y, es el problema del ser. Problema del ser… bah!.

Yo pienso que dentro de cinco minutos si comenzamos un ayuno <risas> y una vigilia, el problema del ser, va a ir cayendo cada vez más hacia la subcorteza. Y el problema metafísico se va a evidenciar en raíces que no son metafísicas. Esa parte nos interesa. ¿Para qué lo vamos a hacer?

Lo vamos a hacer para que se ponga en evidencia, como a medida que pasa el tiempo y tenemos más sueño, por ejemplo; como a medida que pasa el tiempo y tenemos más hambre; no hacemos más irritables a la mirada del otro <risas> nos hacemos más climáticos y empezamos a pensar: pero que tengo que estar yo haciendo estas cosas <risas> Yo debería en realidad estar … <risas> Esa parte nos interesa bastante.

Obviamente, quien no esté en condiciones no lo hace. Y además a quien no le guste tampoco lo hace. Y además el que no tenga problema no tiene por qué hacerlo <risas>

Así que esos dos o tres animosos <risas> los que quedan por descarte ¿no es cierto? La resaca que quiera trabajar en esto, fíjese bien lo que va a hacer con su cabeza. Aprovechemos puesta esta ayuda que nos da Mater Natura, esto de que le quitamos un poco de combustible y empieza a trabajar como nos gusta, porque en el fondo hace lo que le decimos. Claro, sacamos comida y ella empieza a hacer sus cosas. Bueno.

Tengamos en cuenta que la actitud que va a surgir a medida que baja el nivel va a ser la introspectiva. Que por qué me pasa esto, que no me pasa, que sí me pasa…

Bien, y observen esto otro. Sacamos el combustible y sacamos el alquitrán. Está fantástico. <risas> y a ver
¿qué otra cosa les puede perjudicar el asunto?. El agua. Claro, saquemos el agua.

¿Comprenderán que no es una competencia no? <risas> comprenderán que están tratando de crear condiciones experimentales, para que cuestiones como las tensiones y los climas se hagan evidentes. Y comprenderán que si tienen sueño se van a dormir y punto. Está fácil. Y que si tienen hambre comen y se acabó.

Bueno, pero vamos al punto. Condiciones tales en donde van aumentando las tensiones y van aumentando los climas. A veces confundidos unos en otros, a veces separados unos de otros. Estas tensiones estos climas. No vamos a rastrear el origen de estas tensiones ni el origen de estos climas. Ah, ya sabía yo, esto era porque cuando vi a mi mamá cuando era chico que estaba en el baño. No vamos a hacer esas rarezas introspectivas. Vamos a anotar otra cosa, fíjense qué. Vamos a anotar la tendencia a hacer eso, por ejemplo.

Van a ver ustedes que cuando más subcorticales están, que cuanto más sueño tengan y más hambre y peor estén psicológicamente, van a ver cómo van a tener más tendencia al psicoanálisis. A ver si pescan la idea.

Lo que estamos tratando de mostrar es con qué facilidad se va allá a medida que se baja de nivel. Obsérvenlo en ustedes mismos. Quédense sin dormir, sin comer. Van a ver con qué facilidad tienden a hacerse psicoanalíticos. Entonces van a descubrir esa tendencia a la introspección. Entonces ya van a estar un poquito más prevenidos con esto de que los intelectuales dicen que el complejo de Edipo.

Ya van a ver, que a menor nivel más fácil se va por ahí, al campo de lo alegórico, al campo de lo introspectivo, al campo de la solución del problema por desgaste. Y vamos a comprender muchos otros mecanismos.

Detección de registros de violencia interna. Ese es el que nos importa también. Porque la violencia interna se va a reflejar en muchas cosas en nuestra vida. Detección de registros de violencia interna, nos importa.

Fíjense al hablar con otros, si alguien los [chuza] mejor todavía. Denle las gracias porque está ayudando
<risas> claro.

Observen eso, pero no se preocupen tanto por esto de qué me está pasando y a qué se debe. No. Vean la
tendencia. Y detección de registros de violencia interna. Eso vamos a estar haciendo durante unas horas.

Y con los que hagan esa actitud de semisueño, de paso, porque siempre cosemos doble <risas>; de paso cuando estén en condiciones semilímbicas, vamos a lanzar también unas pruebas paranormales, que no hacen a la prueba en sí. Es un de paso. Es un de paso. Vamos a aprovechar esa caída para hacer unos pequeños testeos.

Porque podría ser que entre ustedes hubiera alguno con cierta aptitud en esa materia y siempre queremos ver fenómenos pues <risas> y de todos los que han pasado por acá no ha habido ni un fenómeno, es una vergüenza <risas> estadísticamente normal. Ni un solo fenómeno. A lo mejor entre ustedes sale alguno y le ponemos nuestras condiciones, va a ser interesante. Entonces vamos a aprovechar este momento, no ahora que están tan lúcidos <risas>

No podría ser, eso funciona en bajos niveles. Y cuando la estructura del cuerpo esté en peligro y cuando uno tiene hambre o cuando uno tiene sueño o cuando uno quiere que no lo molesten y está alterado en semisueño, ahí funcionan mejor esos mecanismos.

Así que vamos a aprovechar, de paso, de paso. Pero esa no es la idea fundamental. La idea fundamental es que pongan ustedes las condiciones para que salte esto de las tensiones y los climas. Vean como pasa el tiempo y aumentan tensiones y climas. O pasa esto de que aumentan climas y disminuyen tensiones.

<salto de cinta>

¿No es cierto? Climatizado pero sin ganas de moverse y cosas por el estilo. Ahí se va a ver la relación y vamos a lograr registros, no dichos, no conversados, sino registros vividos de esa situación. Y como está ligadito al cuerpo entonces nos va a predisponer a considerar estos problemas de los climas y de las tensiones; nos va a predisponer en el futuro a considerarlos no como problema estratosférico sino ligadito al cuerpito que uno lleva por ahora encima. Ligado al cuerpito. ¿Qué les parece?

Entonces la metafísica hegeliana seguro va a recibir un golpe interno <risas> importa, importa, importa considerar eso y saber para qué se hace.

Se hace eso de poner en condiciones al cuerpo, un poquito menos de comidita, un poquito menos de agua, cafecitos afuera, alquitrán afuera, entra sueño y ya el cuerpito empieza a dar sus respuestas y ya empiezan a surgir con evidencia ¿qué? ¿Qué surge con evidencia? Los registros cenestésicos. Registros cenestésicos fuertes, caída de nivel de conciencia, disminución de registro de sentidos externos, aumento de registros internos.

¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a hacer con esto? Pues nada, entre otras cosas, aumentar la cenestesia ¿capta? Van a aumentar la cenestesia por hambre, van a aumentar la cenestesia por fatiga, van a disminuir el nivel de conciencia, van a bloquear los mecanismos de reversibilidad y van a ver con qué facilidad sale el psicoanálisis. Y van a entender cómo se organizan ciertas teorías. <risas> Es poesía pura esto <risas>

Bien. Así que pienso, que si ahora son las doce, podemos terminar este juego mañana a la misma hora. Así hacemos veinticuatro horas ¿qué les parece? El que se sienta mal, fácil, a la cucha. No hay ningún problema. Y entonces mañana discutiremos estos problemas. Así que terminamos la reunión. Ahora sí me voy a dormir <risas>