Colón había imaginado que era posible levantar 50.000 soldados de a pié y 5.000 caballos para el rescate del Santo Sepulcro, llegando a pedir permiso a los reyes de España para formar una cruzada que expulsara a los musulmanes de Jerusalén. Con el tiempo fue abandonando esa idea para concentrarse en la ultima etapa de su carrera de descubrimientos. En su cuarto y último viaje a América, partió de Cádiz el 9 de Mayo de 1502.