Posibilidad de introyectar o externalizar la energía psicofísica.

La proyección o introyección de la energía psicofísica es guiada copresentemente por el Propósito configurado previamente. Es como cuando se pide, uno se pone en una situación mental en donde eso, que se desea fervorosamente, es un pedido que da la impresión que va con mucha fuerza e intensidad. La sensación es que va fuera de uno, que algo “sale” de uno. O bien, cuando se trata de introyectar se ha tomado algo para que vaya hacia uno. Como si se pidiera por uno, inteligencia, claridad, mayor nivel de conciencia, y de eso se tiene un registro.

La introyección se suele verificar en máxima lucidez, mientras que la externalización participa de algunas características de los estados alterados de conciencia.