(de conformar y éste del lat. conformo). 1. Rasgo característico de la conducta social de aceptación acrítica del orden existente y de la ideología, valores y normas dominantes. 2. Característica psicológica de un individuo que se subordina a la presión del grupo y se adapta a las opiniones de la mayoría. Incapacidad de elaborar una posición propia y de tomar independientemente alguna decisión.

Desde luego que para la burocracia (*) del Estado la conducta social de c. tiene importancia principal porque fortalece su poder y abre el camino a la manipulación.

Para el N.H. una adecuada formación de la personalidad supone la superación del c., la educación para enfrentar opciones por cuenta propia más allá de los prejuicios que predominan en la sociedad contemporánea.