Momento de proceso (de dónde venimos, dónde estamos y a dónde vamos).

Venimos de un largo proceso en un contexto social e histórico que ha variado mucho y se ha acelerado en años recientes. Desde el ’85 entraron en crisis diversos modelos políticos, sociales, económicos, etc. El Movimiento es anterior a la crisis de la década del ’80. Ha ido variando el modo de presentar su mensaje, y en códigos. A partir de esa crisis tuvo la oportunidad de poner en marcha elementos de los que anteriormente no disponía o que no podían ponerse en marcha.

A veces se piensa que nuestra gente ha cometido ciertos errores, que no ha sido suficientemente clara y explícita, pero yo digo -en descargo de los nuestros- que nosotros mismos no hemos dado ni la claridad suficiente ni los lineamientos necesarios para su mejor desarrollo. Muchos puntos de vista no estaban en condiciones de ser aceptados… Todos salimos de un medio, tenemos un cierto paisaje; no venimos de la estratósfera, somos parte de la sociedad y algunas cosas no se ajustaban a los nuestros en otros momentos. Los nuestros se han movido bien, y ciertas cosas no se han podido llevar adelante.

Desde hace dos años estamos insistiendo en la necesidad de efectuar cambios importantes en nosotros mismos. Dijimos que no necesitamos más cambios estructurales, estratégicos, aunque sí pueden ser tácticos de cada consejo de Perseo. Así lo hemos hecho desde entonces. Desde hace dos años, adaptándonos al momento, hemos tenido que imprimir cambios de actitud y enfoque casi personales. Hemos encontrado dificultades de hábitos, reflejos, roles… Para nosotros el cambio no es un defecto, estos cambios van. Es difícil puntualizar de qué cambios se trata, pero es evidente incluso en la sensibilidad.

Nos hemos sintonizado bien entre orientación y Movimiento. Hay fluidez. Prueba de que la orientación se ha seguido bien es esta caída en los números. Producir modificaciones desde adentro no es cuestión de charlas o documentos sino de ponerse en situaciones diferentes. Tomemos el ejemplo de la colecta: cualquier club se maneja con montos superiores a éstos; sin embargo modificamos la colecta y no es que perdamos estructura, sino que se produce una separación de aguas. Esto tiene importancia en muchos detalles. Por ejemplo: el recambio en la base imposibilitaba la formación de las redes; ahora no voy a manotear gente del plegamiento comprendiendo que puede no ser apta para la estructura… Ya no es necesario hacer esa advertencia: los nuestros lo comprenden solos. Así es que se trata de pequeños toques que tienen grandes consecuencias, que producen efectos importantes. Y no se trata de ajustes estructurales, de organigrama.

Otro caso. Se hablaba de cambio de actitudes, pero no necesariamente se hacía. Pero ahora nos encontramos, por ejemplo, con la posibilidad de sacar las Normas; con eso desestabilizamos y eso permite mucho diálogo, intercambio y reflexión sobre cosas que antes se daban por sentadas, sólidas, inflexibles, cosas que muchos criticaban. Hemos desestabilizado, y ésto es interesante. Así estamos ahora. Pero eso no quiere decir inmovilidad porque se hacen muchas cosas. Y vamos a la apertura, lo que decíamos desde hace mucho tiempo que íbamos a hacer.

¿Cómo vamos a salir a la apertura con los hábitos de otra época, de otra sensibilidad? ¿Cómo podríamos ir a la apertura y así amplificar los defectos que tenemos? Hábitos, reflejos, sensibilidad, etc., que no se adecúan a los nuevos tiempos… Hay que superarlos y en eso hemos estado. Todos estamos haciendo esfuerzos. Vamos a la difusión masiva y los que lleguen no deberían encontrarse con actitudes inadecuadas de nuestra parte.

Hemos estado tratando de esamblar con el medio, y no por eso hemos declinado nada de nuestro mensaje. Es más: hoy decimos las cosas con más fuerza y claridad que antes. Antes había cosas que no decíamos porque hubieran sido escandalosas, había muchos presupuestos en el aire. Hoy estamos hablando más vigorosamente y, ¿qué podrían oponernos? ¿Qué es un medio tan desestructurado y nosotros somos demasiado estructurados? Hoy estamos bien.

El tema es si estamos ensamblados con el momento.

Vamos a los aparatos, a los organismos, al Movimiento ampliado, y resolviendo códigos chocantes. Esta apertura a la que vamos nos va a obligar a poner en primario, al salir de acá, arreglar todo compromiso interno y externo incumplido, todas las cosas que tenemos desarregladas en nuestras líneas por dentro y por fuera, cuestión de que a la hora de la apertura nadie pueda dispararnos en la cabeza por cosas mal hechas «dejadas por ahí».

¿Qué compromisos incumplidos existen? Debemos tomar la iniciativa, no sólo que funcione la vía del reclamo porque hay mucha gente que podría no decir nada por no causar problemas. Habrá que averiguar bien hasta la base de las líneas qué compromisos incumplidos existen, porque podríamos ni tener idea. Necesitamos alinear todo bien para no proyectar defectos, alinear todo y quedar sin compromisos ni problemas pendientes. Podría haber problemas pedestres (garantes de locales que se ven perjudicados, cuentas impagas, etc.).

Con ésto terminaríamos de alinear todo. Si hacemos ésto quedamos bien, sin problemas pendientes. ¿Por qué enfatizo en ésto? Porque puede haber problemas: gente que ha quedado embromada, amarrada, endeudada, etc. Las situaciones artificiales se multiplican, se amplifican: lo que hoy parece pequeñito, a la hora de salir se convierte en muy importante.

Nos interesa que nos critiquen ideológicamente, y no por esos temas. A veces los nuestros no salen al medio porque no tienen los roles adecuados, pero otras veces por conciencia culposa. Mejor hacer las cosas bien porque nos parece bien y no por formalidad externa. Alguien podría decir, ¿qué importa si son gente del sistema? Ese no es el punto: el asunto soy yo y el compromiso que debo cumplir. Da tu palabra y rómpete.

Este tema debiera ser el primario de nuestra actividad en lo inmediato. ¿Y qué es lo primario a solucionar? Lo más urgente. Debemos priorizar los problemas y abocarnos a su solución sin postergaciones. «Pero tenemos pocos recursos y muchos problemas». Y bueno, ¿y qué? Así aprendemos y luego podremos explicárselo a los nuevos que lleguen, sobre todo a los desproporcionados que podrían querer hacer lo que no están en condiciones de hacer.

Y si alguien dice que antes las cosas no eran así, bueno… los tiempos han cambiado.

No estamos criticando nada, no se trata de culpar a nadie. Simplemente estamos diciendo que tenemos dificultades. Es un problema instrumental que traba nuestro planteo. El asunto es solucionarlo y mirar hacia el futuro. Si queremos salir al medio debemos desarrollarnos y el circuito no es endeudarse para crecer. Así no se hizo desde el principio.

Si podemos hacer este esfuerzo, no vemos qué factores podrían entorpecer nuestra salida al medio.

También tenemos que cambiar cosas por dentro, pero no tanto lío con eso de los roles. El cambio de roles no se produce por sólo decirse «voy a cambiar los roles», tirándose de los pelos, artificialmente. Lo que hace cambiar los roles son los proyectos, los tipos de actividad que ponen en situación nueva, y la predisposición al cambio. Y no se hace de otro modo. Alguien podría decir «yo no salgo hasta que no tenga fabricados nuevos roles». Así no se hace la cosa. Es la situación nueva más la disposición al cambio lo que termina posibilitando el cambio de roles. Y no estaremos en lo secundario, en que hay que vestirse de un modo o del otro. No son las formas las que nos importan, esa es la mentalidad del sistema. Vamos a ser más precisos e instrumentales. ¿Qué es lo que hay que hacer? Eso hago. Y estamos bien.

Así es que hablamos de un largo proceso en que las cosas cambian y también nosotros. Hemos producido modificaciones desde adentro. Ahora vamos a un momento de apertura y debemos alinear todo. Eso hacemos ahora y por eso ponemos en primario este punto de resolver problemas pendientes.

Ya montaremos misiones, dispersiones, etc. No estamos tampoco en grandes campañas de difusión de 24 horas, en que a la hora 25 la gente se olvidó de todo. La difusión que nos interesa será sostenida y creciente. Nos interesa en tanto y en cuanto cumpla estos dos requisitos. Las campañas sostenidas de difusión comienzan por aparatos y organismos.