… No le das mas temperatura a menos que quieras hacer una cerámica vidriada. Y ahí ya se te van a enojar los ceramistas. No les va a gustar. Los ceramistas dicen: “los vidrieros hacen vidrio, no hacen cerámica” …hay una dialéctica entre ellos que es histórica. No se aman. Es interesante la lucha gremial de estos muchachos.

(En relación a las muflas industriales).

Necesitas ciertos materiales para manejar muy bien la cosa, fíjate como están armados. Son: ladrillos refractarios huecos, no completamente huecos, sino que tienen una pequeña canaleta, cada uno de esos ladrillos permite que entre una resistencia eléctrica. Son refractarios, el calor rebota desde el ladrillo hacia el centro. Entonces: un cubículo lleno de ladrillos refractarios con canaletas adonde van las resistencias. Afuera del ladrillo refractario: manta. No muy gruesa. Y afuera acero inoxidable para dar consistencia. Y con la resistencia eléctrica estas logrando uniformemente adentro, mil doscientos grados. No tiene ni cemento ni concreto refractario, nada más.

… ¿y la resistencia va por dentro?

Por la cara interior del ladrillo, la que apunta al centro. Y nada más que eso.

Y luego tienes unos hornos grandes armados del mismo modo, con ladrillo refractario acanalado por donde pasan las resistencias, todo está rodeado de resistencias: las dos paredes laterales, la del fondo y el piso. Todo eso tiene resistencias. Y entonces, adelante no porque adelante es todo una puerta. La puerta tiene manta. La puerta también tiene ladrillos refractario pero sin canaletas. Entonces, el límite es la puerta y le das temperatura, y lo manejas con un termostato regulable y lo dejas por ejemplo, que llegue a quinientos grados. 550 grados desconecta, 450 y conecta, y ahí está, en ese promedio de quinientos. A lo que vamos es al aspecto constructivo de esto. Simplemente ladrillo refractario, con canaletas y resistencias y afuera manta. El acero inoxidable no tiene nada que ver con el funcionamiento. Entonces, es posible hacer todo con ladrillo refractario, ponerle manta por fuera y meterle un soplete por el costado. Pueden hacer un horno formidable… nada más que ladrillo refractario y manta.

Claro, tiene que estar bien amuradito todo, bien ajustado.

En ese tipo de horno que hemos hablado hace un rato, que habló Pancho R.T. En el piso pones ladrillo aislante cuando haces pasar fuego por abajo del piso. Tienes el ladrillo aislante en el piso, y abajo tienes una canaleta por donde pasa fuego, y el fuego va a entrar recién por el costado. Como tú no quieres que salga el calor por ahí, le pones ladrillo aislante, no refractario. Para que este mas o menos frío el piso. Recién el calor entra por el costado. Ahí tienes un caso en el que usas ladrillo aislante, para aislar el fuego que va por abajo, aislado de el piso donde se van a apoyar los objetos.

Pregunta: ¿Y hacia adentro este mismo horno sí tiene refractario?

Sí… y los costados y todo, es refractario para que refleje, son como espejos. El refractario cumple con la función de rebotar la onda de calor. La manta ya no es como era antes, de asbesto o amianto que era cancerígena, ya es una manta muy interesante como de fibra de vidrio. Es una maravilla esta mantita. Empezamos reduciendo a lo más sencillo, que es la elegancia, como en las formulas matemáticas, algo más sencillo, más elegante. Cuanto menos cosas mejor, cuanto menos cosa tienes que controlar, menos variables. Si hay pocas variables es posible saber cómo está la cosa, lo puedes perfeccionar más si hay pocas variables. Lo ideal es eso, un horno que sea lo más simple posible. Este puede dar muchas satisfacciones, pero procura que no le de la llama al objeto y ya está, si tienen la temperatura ahora