CAPÍTULO I – EL MOVIMIENTO