Charla acerca de la Religión Interior

19 abril, 1975

19 de Abril de 1975

Filipinas

Traducción de la charla. (agregado de EB 2006)

Algunos temas contenidos en esta charla:

Los Principios – Contradicción: es diferente de inconveniente – Diferentes formas de trabajo con la energía – Trabajo con la Fuerza – Indicadores del trabajo con la Fuerza – Imposición de manos – El pedido – La atención

Muchas cosas pueden ser dichas acerca de la religión Interior. Pero nosotros no estamos muy interesados de hablar acerca de ese tópico, pero si acerca de los puntos prácticos de la Religión Interior. Sin embargo, es bueno tener algunas ideas claras en general.

La palabra “religión” crea problemas, como dijimos la noche anterior. Si alguno tiene problema con esta palabra “religión”, no se usa, y en lugar de hablar de Religión Interior, hablemos de trabajo interno, entonces, no hay problemas.

¿Cuál es el objetivo de éste trabajo interno? Abre las puertas a la gente para desarrollarse internamente. Esto significa que hay algunas puertas cerradas. Estas puertas cerradas son las puertas de la contradicción. Esto significa que este trabajo tiende a romper la contradicción y permite que la gente se desarrolle por sí misma. Si las puertas están cerradas uno no puede desarrollarse a sí mismo. Por lo tanto, el problema del trabajo interno es el de romper con esas contradicciones. Si ese es un problema, nosotros debemos conocer cual es la contradicción.

Si voy caminando por la calle y alguien me empuja, no me gusta (risas). Pero eso no impide el continuar caminando. Eso no es una contradicción; es un accidente. Si tengo muchos problemas; mi pareja me ha dejado, perdí mi trabajo, y no tengo nada de dinero en mi bolsa; entonces voy a mi cuarto, esto es si tengo uno (risas), me tiro en la cama, si es que tengo una (risas) y mis ojos van hacia arriba. Entonces empiezo a pensar en todo lo que me ha sucedido. Entonces como toda esa energía se va hacia arriba, mis emociones trabajan inversamente; trabajan negativamente. Toda la energía de mi cuerpo va ahí hacia arriba, y no tengo energía emocional para ir hacia arriba, y no tengo energía emocional para ir hacia el mundo. Y no tengo energía motriz para mover mi cuerpo. El sexo también se ha quedado sin energía, el centro vegetativo completo, el cuerpo entero se queda sin energía; el centro vegetativo completo, el cuerpo entero se queda sin energía. Y aún pierdo mi apetito. Como no tengo ninguna energía, no puedo dejar el cuarto ni aun abrir la puerta. Entonces no puedo desarrollarme yo mismo. Entonces, estoy en un estado de contradicción. Es muy diferente al caso en el cual alguien me empuja en la calle. Es muy diferente al caso de estar en crisis y salir de ella. Cuando yo hablo de contradicción, hablo acerca de una situación de la cual no puede salir. Hablo de un lugar cerrado simplemente, sin puertas ni ventanas. El trabajo interno tiende a abrir puertas y ventanas.

¿Cómo se hace esto? Utilizando algunos recursos, algunas herramientas; estas herramientas son los principios. Pero estos principios funcionan cuando los estudia. Uno entiende que estos principios están relacionados con las leyes universales. Uno se da cuenta que si uno aplica estos principios, las cosas marcharían bien, pero uno sabe que es con la cabeza de uno. Y aún, si uno sabe todo esto, uno carece de algo para poderlos aplicar. Entonces, aun con los principios uno no puede salir de la contradicción. Pero, ¿para qué son útiles los principios? ¿Para salir de la contradicción? No. (risas). Los principios ayudan a dar una idea clara acerca de la contradicción y como salir de ella. Pero el viento arrastra las ideas. Las ideas son demasiado ligeras. Este no es solamente un problema de ideas sino también es un problema de experiencia interna. Las ideas están, por así decirlo, afuera de uno, mientras que las experiencias son sentidas adentro de uno mismo. Por lo tanto, hablemos acerca de experiencias. Cuando nosotros hablamos de trabajo interno y cuando nosotros hablamos de los principios, nosotros hablamos de herramientas que nos capacitan a entender. Pero cuando nosotros hablamos del trabajo con la fuerza, nosotros hablamos de experiencias que dan energía, que capacitan a uno a romper muros y abrir ventanas, energías…

(dos líneas faltan página 2, están borrosas al principio de la página. )

A través de la historia estas energías se han manifestado. Esta energía ha sido la base de todas las religiones externas. Gracias a la experimentación de esta energía pueblos enteros se han civilizado; y entonces sucedió que las castas sacerdotales manejaron esa energía sentida por el pueblo. Pero en verdad, esta energía está difundida por todo el mundo, y mucha gente la experimenta en diferentes maneras. Algunas veces, nosotros hemos sentido accidentalmente una gran alegría, que se ha elevado en uno y nadie puede explicárselo de ninguna manera. Tú, es probable que hayas sentido algunas veces una armonía extraordinaria. Todo esto son manifestaciones accidentales de la energía.

Cuando tú has sentido que la energía opera en ti, tú no has dicho yo estoy aquí y las cosas están allá, sino mas bien, nosotros estamos aquí, nosotros somos los mismo. La gente y las cosas, yo y el mundo, somos lo mismo. Cuando esta energía se expresa, nos pone en comunicación con todo, porque todo es también parte de la energía. Entonces nosotros comprendemos cosas no de una manera intelectual, sino de una manera que va mas allá del intelecto. Yo estoy con personas en este momento porque estamos participando de la misma energía, aunque no todos nosotros podamos conocer acerca de esto o no estemos sintiendo dicha experiencia.

Nosotros trabajamos de una manera precisa con la energía. Sin embargo, hay diferentes formas de hacerlo. Antes de entrar en las diferentes formas de trabajar con la energía, les pediré que imaginen lo siguiente. Imagine que todos los objetos materiales no son otra cosa que energía comprimida. Imagine que todas las cosas están rodeadas por energía. En lugar de imaginarse que lo que nos rodea es aire, imaginen que todo es energía. Nosotros estamos sumergidos en esa energía. Imaginen que dentro de este vasto océano de energía, por algunas circunstancias, esta energía está concentrada en algunos puntos. Por la concentración de esa energía, formas materiales, formas comprimidas de energía aparecen. Imaginen que el Universo entero es energía, y nosotros entonces seremos capaces de comprender como la creación no está terminada. Pero la materia continúa siendo creada de algo. Y nadie puede explicarse como la materia está creada de la nada, porque nadie puede descubrir que todo en un cierto momento puede llegar a ser energía concentrada.

Cuando esta energía se ha concentrado gradualmente, entonces estamos rodeados de formas materiales muy sólidas, por formas materiales no tan sólidas y por formas de energía que son cada vez más vibratorias. Nuestros ojos solo pueden percibir las formas sólidas de las personas, y ellas son percibidas a través de vibraciones visuales recibidas por los ojos. Nosotros percibimos el sonido por vibraciones recibidas por el oído. Alrededor de estas formas sólidas de energía nosotros podemos descubrir formas más ligeras de energía, que no pueden ser tocadas pero que producen acciones. Esta energía puede producir trabajo, esta energía también puede ser aplicada en ciertas direcciones. Tu conoces formas de energía eléctrica y magnética que pueden ser aplicadas como trabajo. Tu conoces la energía solar, la energía del vapor y muchas otras formas de energía. Nosotros no estamos hablando de cuerpos sólidos, pero tu sabes que esas energías son capaces de actuar sobre cuerpos sólidos. Nosotros sabemos que la electricidad puede llegar a ser luz y que la luz puede transformarse en electricidad. Nosotros sabemos que la energía puede ser convertida. Pero continuemos imaginando.

Supongamos que nuestro cuerpo sólido, tal y como se observa, tiene diferentes niveles de energía. Ustedes pueden percibir el nivel más denso, pero algunas cámaras equipadas con película sensible a los rayos infrarrojos pueden percibir el calor irradiado por nuestros cuerpos. Algunos otros aparatos pueden percibir otras radiaciones de nuestro cuerpo. Si estos aparatos pueden percibirnos es porque dicha energía produce acción sobre esos aparatos de manera que puedan registrarlas. Obviamente antes de que existieran las cámaras que perciben los rayos infrarrojos, nosotros no podíamos ver la energía calorífica que rodea a nuestro cuerpo. Y antes de los descubrimientos actuales otros tipos de radiaciones no podían ser percibidas.

Nosotros hemos dicho que en la persona hay energía en movimiento, pero no solo energía en movimiento externa, sino energía en movimiento interna también. Parece ser que en cada célula del ser humano, hay energía que la rodea y energía dentro de ella. Parece ser que cuando un problema se produce dentro de la célula existen irradiaciones en el campo que rodea la célula, y parece ser que hay una ley de concomitancia entre energía y materia. De esta manera, actuando sobre este campo, nosotros podemos actuar sobre el cuerpo físico. Y actuando sobre el cuerpo físico producimos acción sobre este campo.

La medicina clásica y oficial actúan sobre la materia, sobre el cuerpo, pero hay otros tipos de medicina, las cuales actúan no sobre el cuerpo sino sobre el campo. Al afectar este campo, las partes afectadas de la materia densa también son modificadas. Pero ¿cómo puede curarse la parte enferma? El no lo hace con su materia densa, lo hace con su energía. Estas cosas que no parecen encajar en la forma mental occidental racionalista y aséptica son absolutamente comprobables. Occidentales hablan ahora de parapsicología tomando café con leche (risas). Esto es algo que se ha hablado hace cientos de años, pero desde ahora quien tiene un nombre científico, empieza a ser más aceptable. Esto significa que nosotros necesitamos un certificado científico para entender la existencia de cosas que cualquiera conoce.

Cuando nosotros hablamos acerca de Religión Interior y de las ideas de la Religión Interior, nosotros no decimos que esté relacionado con conceptos científicos. La ciencia es algo muy interesante, pero nosotros no necesitamos certificados científicos. Nosotros hemos observado en el ocultismo y en general dentro de las religiones que existe una gran preocupación de ser científico. Nosotros no estamos interesados en ser científicos. Cuando un científico trabaja con nosotros, normalmente sucede que él trabaja científicamente dentro de su laboratorio; pero cuando trabaja en un grupo de religión interior deja lo científico afuera y llega como un ser humano que va ganando en experiencia interna. De esta manera, las conclusiones arrojadas por la ciencia se asemejarán cada vez más a lo que ha sido explicado cientos de años atrás, por el simple hecho de que estarán diciendo lo mismo que se ha dicho hace cientos de años. Nosotros no les exigimos certificados a las personas que van llegando. De esta manera, cuando alguien pregunta si la Religión Interior tiene bases científicas nosotros contestamos que no tiene absolutamente ninguna. Nosotros decimos que está basado en experiencias interna y que en cualquier caso la ciencia puede empezar a trabajar interpretando esas experiencias internas.

De acuerdo con este punto empecemos a ver como podemos concebir al mundo y a las personas. Nosotros notamos en el cuerpo humano, diferentes concentraciones materiales. Estas concentraciones, a las cuales nosotros llamamos centros, son muy ricas en energía. Estos centros controlan las actividades del cuerpo humano. Cuando un centro trabaja con más energía que otros, en los otros escasea la energía. Algunas veces, un centro trabaja en una dirección opuesta que la de otro. Demos un ejemplo: a mí me gustaría ahora correr; pero por otro lado, encuentro muy interesante el caminar contigo. Dentro de mí, se han creado direcciones opuestas, porque estoy lanzado hacia diferentes objetos. Los movimientos de éstos centros tienen que ver con la movilización energética. Yo no experimento unidad interna, sino que experimento división interna.

Supongamos que yo puedo hacer desaparecer mi cuerpo quedando solo un conglomerado de energía. Entonces una parte de la energía se irá a la calle y la otra parte se irá en otra dirección. Supongamos que nosotros llamamos alma a esta energía, y que esta alma mía está llena de trenes en direcciones opuestas. Entonces, si yo quiero, esa energía se dispara en diferentes direcciones, de tal manera que nosotros no podemos hablar de inmortalidad o cosa similar. A la disolución del cuerpo le correspondería la disolución de la energía. Mientras mi cuerpo sirve como centro de gravedad a esa energía, esa energía permanece unida. Pero si yo quito el cuerpo, esa energía se disipará. Cuando nosotros hablamos del centro de gravedad, nosotros hablamos de cierta forma que nos permite armonizar esa energía y hacerla ir hacia una dirección central, no hacia fuera. Si yo fuera un hombre practicante de una religión externa, todas mis tendencias se dirigirán hacia Dios, el cielo y cosas externas. Si quito mi cuerpo, la energía también se irá en esas direcciones; Nosotros no tenemos unidad interna, nosotros no tenemos un centro de gravedad.

Nosotros estamos preocupados en crear ese centro de gravedad. Nosotros hemos dicho antes que la energía puede llegar a ser más densa hasta formar cuerpos sólidos. Y ahora decimos que la energía que circula alrededor de nosotros pudo lograr mayor solidez a través del trabajo interno, puede adjudicarse su propio centro, y eso que nosotros llamamos espíritu. Todos los seres vivientes, aún los minerales tienen esa energía. Energía en movimiento o lo que la gente de antaño llamara alma, nosotros podríamos llamarle campo energético. Parece ser que en el ser humano existe la posibilidad del pensar y del sentir sobre uno mismo, hecho diferente que el caso de la planta y del mineral, los cuales dependen de cosas externas. Parece ser que en el ser humano algo puede revertirse sobre sí mismo. Y por lo tanto es en el ser humano donde esa energía puede generar un centro creativo.

El ser humano puede funcionar como funcionan las especies animales. El puede vivir toda su vida preocupado por cosas externas. El ciertamente puede morir dirigido solo hacia esas cosas que puede percibir por sus sentidos. Así puede pasarse toda su vida sin la creación de un centro de gravedad. Nosotros decimos que el hombre nace sin un centro de gravedad, que su centro de gravedad es provisorio, este centro de gravedad es su cuerpo. Nosotros decimos que sin un centro de gravedad nada puede ser permanente. Es solo el hombre quien puede lograr permanencia dentro de sí mismo. Y esto solo puede ser adquirido por las instancias de un trabajo interno o por las instancias de un gran amor, aún cuando no esté ese trabajo interno, pero por las instancias de la historia mucha gente ha conocido ese gran amor interno, aún cuando ellos no hayan conocido grandes teorías o formas de trabajo interno.

Y ese gran amor interno ha producido unidad, ha roto contradicciones, ha existido bajo estas circunstancias que no son llamadas, son mas bien santos.

Los santos son gente cuyo centro de gravedad es realmente fuerte. Estas personas tienen un gran amor interno que es probable que no conozcan. Este no es un problema para algunas gentes. Por otro lado, nosotros encontramos gentes con un gran desarrollo intelectual pero sin desarrollo interno. Nosotros entonces podemos concebir un ser que es muy humilde y que probablemente no sepa leer, ni escribir pero que tenga un gran amor interno. No lo podemos confundir con alguien que pueda saber mucho acerca de estas cosas, pero que no tenga ese centro desarrollado. De esta forma no significa nada para nosotros en términos de nivel interno, que una persona sepa mucho de estas cosas. Nosotros no podemos medir el nivel de las personas por lo que dicen o pueden explicar, pero sí por lo que puedan experimentar. Y como nosotros no sabemos cómo experimentan otras personas, nosotros no podemos juzgar el nivel interno de una persona y de todas maneras, ¿para qué queremos saber el nivel interno de otras personas? (risas).

Cuando nosotros trabajamos con la fuerza nosotros no hacemos nada sino un tipo general de acupuntura. Algunos acupunturistas tienen esta teoría: Ellos suponen que hay energía movilizándose a través de todo el cuerpo y en algunos puntos las energía escasea, no pasa. Y como no pasa por ese punto, ese punto enferma. Cuando hay una sobrecarga de energía, cuando hay mucha energía en cierto punto, ese punto físico está trabajando erróneamente también. Parece ser que hay un arte para liberar la energía de ese punto sobrecargado. O para hacer circular a través de esos puntos descargados. Si esto se logra a través de este arte, la energía circula propiamente. Entonces la enfermedad desaparece. Cuando nosotros trabajamos con la fuerza sabemos que la energía circula. Las contradicciones entre nuestras ideas, nuestras emociones y nuestros movimientos tienden a desaparecer porque esa energía está circulando. Es un tipo de masaje energético. Es un tipo de tonificado. Es por eso que nosotros decimos que es similar a la acupuntura general. Está claro que nuestra intención no será el curar enfermedades sino distribuir la energía propiamente, dar masaje a esa energía que está erróneamente dispuesta, y por ende permitir manifestar el potencial que todos tenemos, permitir su desarrollo más fuertemente, con más fuerza.

Existen algunas condiciones externas y algunas internas. Nosotros decimos que con tal de trabajar bien en esto uno no debería tener expectativas, uno no debería estar esperando que cosas extraordinarias sucedan. ¿Por qué dice que esto debe ser así? Porque si nosotros estamos pensando en cosas extraordinarias, resultaría lo mismo pensar en un árbol o una palmera, porque nosotros nos llegamos a distraer del trabajo de tal manera, cuando uno va a trabajar con la fuerza por ejemplo, uno es muy cuidadoso con esa técnica; no esperando que nada pase. Pero veamos como uno empieza a trabajar con esto.

Uno se apresura a llegar a tiempo a la reunión, por ejemplo, entonces uno se sienta y empieza a trabajar. Entonces, cuando uno empieza a trabajar, uno empieza a recordar los escalones por donde uno pasó o a la dama que uno empujó en la calle y las cosas que uno hace, es mejor esperar un corto tiempo antes de empezar a trabajar. ¿Por qué? Porque hay inercia psicológica. Pongamos el ejemplo que siempre ponernos. Estoy en …(inaudible)… de un cine. Yo observo a la gente subiendo a ver cierta película. Fue una película de vaqueros. La gente sale con una expresión particular (risas). ¿Y qué relación existe entre la actitud particular y la película? (risas). Parece ser que uno sale cargado de ella.

Existe inercia en la mente, lo mismo que cuando uno frena un coche el cuerpo continúa moviéndose por la inercia. La mente no trabaja solamente con las cosas que estamos viendo ahora, sino que también con las cosas que han pasado antes. Gracias a esa inercia nosotros contamos con la memoria y con el recuerdo. (cambio el cassette)….

…para dejar pasar un tiempo, si no, estamos siendo acarreados por el clima previo. Entonces estamos viendo dos problemas, Primero es las expectativas, porque esto es distracción. Lo segundo es dejar un tiempo no cayendo en climas de donde uno viene. Hablemos ahora de algunas condiciones físicas para trabajar en esto.

Hemos observado en Europa y América por ejemplo, que en vistas a trabajar con la fuerza, algunos de nuestros amigos se sientan en flor de loto, y como no están acostumbrados a sentarse de esta manera, diez minutos después, sus piernas les empiezan a incomodar. El cuerpo les molesta y no pueden trabajar bien.

Entonces, ¿cómo se debe uno sentar?, en la forma que a uno le agrade, en la forma más fácil, en la forma en la cual el cuerpo no estorbe porque si éste molesta se distrae uno. Ahora ya no se piensa en la primera, se está pensando en el cuerpo. Esto no funciona. De acuerdo a lo que estamos diciendo, uno se sienta confortablemente y esto está muy bien. Bueno, ahora examinemos que pasa. Si yo suelto mi cuerpo, recargo la cabeza en la pared, lo cual es bueno, puede suceder que mis ojos se vayan para atrás. Cuando los ojos están hacia atrás, es muy posible que entre al sueño. Entonces me distraigo. Puede suceder que yo adquiera una posición en la que mi cuerpo no me moleste, y en la que el cuerpo está en un equilibrio inestable. En esta posición empiezo a caer en sueño y es aquí cuando mi cuerpo empieza a desbalancearse despertándome (risas).

Segunda cosa. Cuando estoy en esta posición, mis sensaciones táctiles no están distribuidas sobre mi cuerpo. Están concentrados solamente en un punto. Todo mi cuerpo. Están concentrados en un punto. Todo mi cuerpo esta apoyado en un punto. Unicamente las sensaciones táctiles que yo tengo están en ese punto en el cuál mi cuerpo no está recargado. Nosotros decimos que precisamente en ese punto fuerte corrientes energéticas están generando. Este es la segunda razón para usar esta posición.

Hay una tercera razón, la cuál es un indicador, para verificar que la máquina empieza a funcionar. Seguramente alguno de ustedes ha experimentado que en cierto momento ustedes empiezan teniendo movimientos circulares. Quizá el cuerpo no se está moviendo pero uno tiene la sensación de que se está girando. Si tu estabas recostado, tu no puedes contar con ese indicador. Así que por lo menos hay tres razones para utilizar esta clase de postura y no la otra. Si esto sucede, que alguna persona pudiera sentarse bien en la posición de loto ellos están también relativamente en un equilibrio inestable, ellos notaran también el indicador. Para esa gente que no tiene problemas con esa posición, está bien.

Hemos estado hablando acerca de las condiciones internas y físicas para trabajar con la fuerza. Obviamente ellas no deberían ser reglas, porque si nosotros estamos preocupados acerca de estar propiamente sentados, trabajaremos erróneamente porque empezamos a distraernos. Estas son ideas generales que se aplican una o dos veces, después esto va por sí solo.

Ahora sigamos hablando de cómo puede uno empezar a trabajar con esas energías; supongamos que uno imagina una esfera; esto estaría bien si uno puede imaginarse dicha esfera… entonces… pero sucede que mucha gente no puede imaginar dicha esfera…. entonces es un gran error tratar de imaginarla. Porque éstas luchando por tratar de ver algo que no puedes ver. Hay algunas gentes que pueden imaginar mejor cosas que han visto, otras pueden recordar mejor lo que ellos han escuchado que la cara de alguna otra persona.

Hay personas con memoria visual y personas con memoria auditiva. Hay personas que aprenden mejor leyendo y otras que aprenden mejor escuchando. Algunas otras personas tienen que estar moviendo sus cuerpos y cambiando sus posiciones para poder estudiar, así que ellos tienen una suerte de memoria motriz.

Hay personas que tienen ensueños en los cuales ellos ven cosas como pequeños pescados (risas), pero algunas otras escuchan conversaciones o empiezan hablando por dentro. Estos son también ensueños. Los ensueños no son solamente cosas que uno ve. Hay personas con ensueños auditivos tan fuertes, que ellos parecen como radios, que pueden ser escuchado desde afuera, (risas). Algunos otros tienden a tener ensueños motrices, ensueños que tienen que hacer con movimientos …(inaudible)… y se está viendo en el cuerpo como esos problemas internos son expresados (risas), de tal manera que ustedes pueden comprender que esto de usar la esfera es útil para algunos, pero no para todos. Es por eso que hay muchas formas de trabajar con esta energía.

Tomemos el caso de la esfera. Uno toma la esfera, uno imagina que esta esfera va bajando. Sucede que cuando esta esfera alcanza un cierto punto, esta imagen no ha desaparecido pero empieza a ser mas bien una sensación. Nosotros estamos trabajando entonces con una suerte de sensación interna. Si nosotros podemos obtener esta sensación interna de algo que se expande, entonces no es necesario imaginar esa esfera. Esta esfera es únicamente un soporte para esta sensación. Pero si para mí, encontrar esta esfera llega a ser un inconveniente, entonces yo me preocupo por encontrar la sensación, sin pensar en la esfera. Entonces no nos preocupamos mucho acerca del problema de la esfera sino acerca del problema de la sensación. Si yo puedo experimentar la sensación de que esta esfera se expande, entonces por tonicidad muscular… ¿saben ustedes acerca de esto…?, bien, decimos en este sentido… si tu sientes una sensación de expansión en el centro del pecho, tu podrás ver como la respiración también cambia, como el tórax, también se ensancha, como si el cuerpo se hubiera llenado de ti mismo, y cuando el cuerpo crece, se produce una expansión desde dentro y por lo general al producirse tal expansión, la respiración cambia. Cuando la respiración cambia, el ritmo cardiaco cambia, la oxigenación también cambia. Muchos cambios se producen dentro de un mismo, aunque esto no lo podamos ver ahora.

Continuemos viendo lo que sucede con la sensación que se expande y el indicador de la fuerza. Si yo continúo aumentando esta sensación que se expande, llega un momento cuando esta sensación está alrededor de los límites de mi cuerpo. Cuando esta sensación está en los límites, se producen vibraciones energéticas. Esto es un indicador. En este momento la energía empieza a circular. Los otros indicadores, es aquel que hemos mencionado anteriormente, ese del movimiento interno. Tenemos por lo menos dos indicadores para ver cuando el proceso de circulación empieza.

Ahora vamos a hablar de una forma diferente de trabajo con la fuerza. No hablamos de la sensación de sonidos. Supongamos que ahora nosotros cerramos nuestros ojos y empezamos ha escuchar. Nosotros escuchamos mucho ruido interno. Supongamos que no hay ruidos extraños algo así como si fueran las dos de la mañana. En esa situación, cuando escuchamos, nosotros también percibimos, sonidos que no están viniendo de afuera, sino que todos son nuestros propios sonidos. No …(inaudible)… sonidos, tampoco sonidos místicos, esas no son conversaciones, charlas o música, hay gente que cotorrea internamente… es un problema trabajar así. Si podemos escucharnos nosotros mismos internamente, si podemos obtener silencio interno, entonces eso está bien.

Pero si escuchamos a las charlas o sonidos, entonces parece que debes tratar de hacer silencio. Pero, ¿cómo hace uno silencio? En un determinado momento yo escucho (a las charlas, ruidos internos, etc). Entonces yo sé cuando hay un silencio; Yo escucho, silencio… Hay un ciclo… Tomo los momentos de silencio y los amplifico. De esta manera lo que yo hago es, no empezar por hacer silencio. Empiezo escuchándome a mi mismo y dejando que esto continúe… hasta conseguir momentos de silencio. Estos son los momentos que yo trato de ampliar. Cuando dilato estos silencios, y siento la sensación en mi pecho, los indicadores de la energía también empiezan a trabajar. Esto no es más complicado que lo otro.

Supongamos que éstas dos formas son muy difíciles. Podría trabajar con mi vacío interno. Pero cómo puedo obtener ese vacío. Si yo quiero vaciar mi mente, no escuchar nada, no ver nada, con tal forzamiento me sucede lo contrario. Esta no es la forma de trabajar con este vacío.

Trataré de preguntarme a mí mismo esta cuestión: ¿Qué es lo que he buscado toda mi vida? ¿Qué clase de pregunta es ésta? Cuando me he preguntado a mí mismo tal cosa, empiezo a imaginar cosas que he estado buscando durante diferentes etapas de mi vidas; pero estas no son cosas que yo he estado buscando a través de toda mi vida. Primero una bicicleta, y yo veo que esto no es… después una moto, que no es, después un coche, que tampoco es… Entonces veo que he querido muchas cosas durante mi vida, pero son cosas que no he querido a través de toda mi vida. Cuando pensando de esta manera, continúo eliminado cosas y entonces mi computador empieza a descartar tarjetas, eliminando, esto no es, esto no es, esto no es…, entonces empiezo a irme para adentro…

Y como no encontraré lo que he estado buscando toda mi vida…, eliminado cosas, en las cuales yo encuentro los límites de mi forma mental, encuentro la configuración energética de la mente, encuentro actos y no objetos…, pero esto es muy complicado así es que digamos que yo encuentro el vacío interno y yo produzco ese vacío interno… y también tengo los indicadores de movilización energética.

Yo puedo trabajar con estas tres formas. Hay muchas maneras de trabajar… pero estas son formas aceptables sin mayores problemas. Uno puede trabajar con cualquiera de esas tres formas, y es bueno experimentar las diferentes formas, pero no es conveniente, que en la misma sesión se trabaje distintas formas, mezclando cosas… esto es demasiado problemático. Yo investigo, pero en diferentes momentos. Y continúo buscando la forma que me venga mejor. Entonces está bien.

Veamos ahora los diferentes aspectos del trabajo con la fuerza. Hay personas que han experimentado un fuerte shoqueo, trabajando con la fuerza. Hay personas que experimentan esto a veces y otras veces no. Algunas otras que no han experimentado nada. Algunas otras que lo han experimentado, pero con el paso del tiempo la experiencia ha perdido fuerza. Veamos el objetivo de este trabajo. El objetivo de este trabajo no es producir fenómenos extraordinarios. El objetivo es producir movilización energética, de tal manera que la gente se sienta mejor y mas fuerte internamente, que ellos sientan unidad interna, y que ellos puedan desarrollarse a sí mismos. El objetivo es claro. Si las manifestaciones son fuertes o no, ese no es el problema. Por supuesto si, al menos una vez, la manifestación se produce, esto es interesante, porque sirve como una invitación, pero en general, no es necesario que ese extraordinario fenómeno se produzca. ¿Entonces qué es lo que tiene que ser registrado cuando este fenómeno no se produce? Cambio y progreso interno debe ser registrado en el proceso de uno. Este es el proceso que nos interesa y no las anécdotas.

Hay muchas maneras de producir fenómenos muy violentos, en muchos cultos, especialmente en lo crepuscular, manifestaciones muy violentas son producidas. Pero estos no son indicadores de progreso interno. Nosotros estamos interesados en el progreso interno y cómo poder verificarlo. Si después de estar trabajando con esto por un cierto tiempo, podemos observar desarrollo interno aunque manifestaciones externas no se produzcan, entonces esto está bien, esto está produciendo su efecto. Pero si nada sucede después de un tiempo, entonces estas movilizaciones energéticas no se han producido. ¿Y como sabe uno que está progresando internamente? Nosotros hablamos de este problema la noche anterior, pero repetiremos esto ahora. Es necesario conocer si uno está avanzando, si uno está detenido o parado, o si uno está retrocediendo. Para esto nosotros necesitamos indicadores. ¿Cuáles son los indicadores que nosotros usamos para comprobar nuestro proceso?

….ilegible…… ilegible tres renglones….

…comparaciones en este tiempo yo sintiendo muy mal, puedo ingenuamente pensar que he progresado, pero esto podría no ser así. Puede suceder también que esté en una crisis ahora, y el año pasado estaba tranquilo. Ambas no son comparaciones apropiadas, porque estoy comparando épocas similares, pero no situaciones.

Para tener un buen indicador, es necesario comparar situaciones similares. Ahora, yo tengo mi crisis y problemas. Voy a comparar mi crisis y mis problemas antes de entrar al trabajo. Entonces me doy cuenta ahora, que aún con los problemas, no me tiro por la ventana. Entiendo ahora que mi crisis es autodestructiva, es completamente violenta y es una crisis de un mal sentimiento interno, pero veo posibilidades de salir de esta situación, de la cual he tenido referencia; entonces digo que he progresado internamente. Si cuando comparo situaciones similares, observo que estoy en la misma situación de antes, entonces estoy detenido, y noto y me doy cuenta que no puedo permanecer por un tiempo demasiado largo (en el proceso del ser humano nada puede ser detenido, todas las cosas están en movimiento), de tal manera que básicamente saldré de esto y empezaré a retroceder. Lo que no puedo detener por demasiado tiempo, porque se cristaliza. Sucede que algo más de una vez se escabulle, verifico mi situación presente con la anterior, descubro que estoy peor que antes, entonces estoy retrocediendo.

No creas que el trabajo es bueno para cualquier persona. Realmente el trabajo es bueno para cualquiera; pero hay algunas situaciones mentales peculiares, en las cuales para algunas personas no es conveniente. Si alguno de ustedes se encuentra en situación semejante y puede verificar que están peor que antes, que están retrocediendo, no duden por un segundo en alejarse del trabajo. El trabajo es una herramienta para la liberación de la gente que participa en él, y no hay garantías con el trabajo. De esta manera, cuando se encuentra retrocediendo, uno descubre que esto no es un buen alimento; es por eso, que uno debería salirse rápidamente de estos caminos del trabajo. Es bueno que si uno va a tomar una decisión, en un sentido u otro, uno considere los indicadores y la comparación de diferentes situaciones en diferentes momentos.

Considerar al trabajo interno como una continua revisión de lo que uno está haciendo. Uno está siempre examinándose, para ver si uno está avanzando o no. El trabajo no se considera en términos estáticos. Uno no entra al trabajo y se queda ahí como si estuviera en una bolsa. Uno examina su proceso. El proceso está siempre sujeto a revisión. Uno siempre tiene las posibilidades de entrar y salirse, dependiendo ya sea si esto es conveniente para uno o no, no dependiendo de la opinión de otros; porque en último término es un problema de experiencia interna y eso de la presión del grupo, empieza a ser una herramienta opresiva y una cadena más. Es importante considerar este indicador, para darse cuenta qué clase de actitud tomar desde el trabajo …(inaudible)…

Hemos hablado bastante, acerca de los mismos tópicos en diferentes países, encarando estas desde diferentes ángulos y estas charlas seguramente se han llevado a cabo aquí. Entonces no es necesario hablar más específicamente, pero en general, porque hay todo ese material y uno puede estudiarlos si uno quiere.

En ese momento del trabajo con la fuerza muchas cosas pueden suceder. Hay personas que en ocasiones experimentan fuertes corrientes energéticas como si circularán a través de todo su cuerpo. Otros experimentan fuertes emociones, hablemos de este caso. Hay personas que cuando están trabajando con la expansión interna, en lugar de sentir dicha expansión, ellos sienten una gran opresión como si tuvieran una gran angustia. Este fenómeno no es anormal. Este es un caso en el que el trabajo con la fuerza funciona como una lupa. Lo que pasa es que esas personas normalmente viven con emociones negativas, viven con esa opresión interna y no se dan cuenta que cuando trabajan con la fuerza, ellos perciben esto más fuertemente. El trabajo con la fuerza no solo es útil para movilizar la energía sino también para entender mejor que está pasando con nosotros y con el tiempo descubrimos situaciones opresivas. El trabajo en este caso constituye un esfuerzo en expandir o ensanchar ese nudo Interno, aquellos que sienten ese nudo interno y trabajan en disolverlo y expandirlo cuando lo logran, no solamente están experimentando un sentimiento agradable sino que su vida en general cambia. En general….(inaudible)… su conducta cambia y el fondo negativo que uno tiene en la vida diaria también se disuelve.

De esa manera al trabajar con la fuerza en esa sensación interna, se va modificando la conducta de la vida diaria. También al trabajar con la fuerza, si uno es buen observador descubrirá como funciona su atención, se dará cuenta que clase de fuerza interna tiene en realidad, descubrirá muchas cosas. Además del problema con la fuerza, aprenderá muchas cosas acerca de sí mismo de tal manera, que no se trata de una herramienta para la movilización de la energía solamente, sino que también para el autoconocimiento.

El trabajo con la fuerza usualmente se ha hecho una vez a la semana. Actualmente uno puede hacerlo las veces que uno quiera, mientras las manifestaciones de la fuerza no sean violentas, las manifestaciones de la fuerza son pacificas, esto empieza como una vibración muy leve que produce un excelente estado interno. Si tu puedes lograr dominar esto, en verdad este es el blanco, para aquellos que empiezan suavemente, pueden trabajar en esto, tanto como ustedes quieran.

Pero, ¿por qué se hace una vez a la semana usualmente? Porque cuando se trabaja de esta manera uno acomoda sus actividades a este horario, uno sabe que cierto día, a cierta hora, uno hace el mínimo trabajo sobre sí mismo. Uno puede hacer muchos otros trabajos sobre sí mismo pero es bueno tener un mínimo trabajo. Si uno no hace el trabajo mínimo, entonces probablemente no hace ninguna clase de trabajo. Es por eso que uno deja un día a la semana a cierta hora para practicarlo.

Es cierto que uno puede hacerlo solo en un cuarto, pero hay que considerar que el grupo en el que estamos trabajando crea una situación muy adecuada. No es lo mismo trabajar con amigos con los que uno esta de acuerdo en trabajar en un lugar, día y hora determinada que trabajar sólo. En este sentido, tanto es necesario concertar un día, un lugar y una hora. Estas son las razones fundamentales para escoger un día a la semana y trabajar. En realidad un trabajo hecho una vez a la semana no requiere mucho tiempo. Hay veces en que la gente se queda hablando o rodeando algún tópico pero eso no es lo fundamental. He conocido mucha gente que va, hace el trabajo e inmediatamente después desaparece. No son muy afectas a quedarse mucho tiempo prolongando las reuniones.

Cuando se practica el trabajo con la fuerza, en diferentes situaciones, uno puede adquirir el dominio, y en situaciones de la vida diaria, uno puede movilizar esa energía interna. Pero eso dependerá mucho de la experiencia, con el dominio de uno, de tal manera que uno rompe con muchas situaciones opresivas, muchas situaciones de tensión, uno puede romper con estas puertas contradictorias y, aun en la vida diaria, es como si uno se sentara en un circuito. Esto depende de la experiencia con la que uno cuente debido a estar trabajando mucho en esto.

Pero hablemos de otro punto referido a esto de la Religión Interior. Antes comprendamos fenómenos relacionados con la Fuerza. ¿Qué pasa en un grupo? La gente, de repente, se toma de las manos formando una especie de cadena, por lo menos tres cosas pasan. La primera es que una persona se siente en la esquina permaneciendo silenciosa y no pudiendo participar. Entonces, cuando la gente se dispone a tomarse de las manos, en el grupo se produce el fenómeno de la participación social. Es una forma de sintonización con la frecuencia del grupo. Entonces, para muchas personas resulta muy bueno porque puede entrar en él. La segunda cosa que pasa es que algunos dentro de la cadena experimenta el fenómeno de la fuerza. Cuando se experimenta ese fenómeno se producen variaciones en el tono muscular y ese tono muscular se transmite a la gente que está a los lados. Cuando esa gente recibe ese tono, entra mas fácilmente al ámbito interno de trabajo. Esto es lo que llamamos tonicidad muscular. Existe un tercer paso que es producido, efectivamente por tomarse las manos causando que la energía del grupo se reafirme. Pero no consideramos tanto este punto como a los dos anteriores.

¿Queda comprendido el por qué algunas veces la gente se toma de las manos? Estas son razones fundamentales y no mágicas.

Existe otro problema con esto de la energía. Es el caso de la imposición de manos. La imposición de manos no es ninguna novedad. Es un trabajo muy antiguo. Una persona coloca las manos sobre otra y, entonces, algo ocurre. Pero ¿cómo funciona esto? Existen por los menos tres razones en este funcionamiento. Primeramente, es un trabajo hecho excepcionalmente. Si uno ya ha hecho este trabajo alguna vez, no lo hace otra vez. ¿Y por qué es así? Precisamente para hacerlo excepcional… (risas). ¿Y por que necesitamos que sea excepcional? Necesitamos que sea excepcional para que las gentes que participan se pongan o adopten una actitud que no es la usual del trabajo con la fuerza… Como se trata de hacer este trabajo sólo una vez, la gente trata de hacer las cosas lo mejor posible. Entonces, la rutina del trabajo semanal se rompe. Bueno, esta es una razón. Pero hay otra. Resulta obvio si una persona va a trabajar con otras en una manera tan directa, la participación aumenta mucho más que en el caso de tomados de las manos, en la participación ya se encuentra incrementada. ¿Queda entendido? Aquel que se encuentra en la esquina está siempre alejado. Para que él pueda trabajar tiene que salvar más de una barrera interna, tiene que desechar la sensación de ridículo. Entonces, se encontrará en una situación de más intensa participación. Hay una tercera razón. Es muy posible que dos personas estén trabajando en eso de imponer las manos, aquel que esta imponiendo las manos hace contacto con la fuerza y se apoya en el otro. Esta situación interna que se traduce como tonicidad muscular, es recibida por el otro pudiendo entrar en frecuencia. Hay una cuarta posibilidad. La energía interna siendo transmitida a otro. Pero esto no es lo más importante. De esta manera, cuando uno trabaja en esto de la imposición de manos, el que recibe abandona el lugar rápidamente. ¿Y por que se retiran rápidamente? Para experimentar internamente lo que les sucede. Porque, de otra manera, empezarían a platicar unos con otros y la experiencia interna se perderá en los comentarios y las pláticas. Por lo tanto, cuando se hace este tipo de trabajo, se deja él en eso. Por otro lado, personas con problemas para trabajar en esto simplemente no participan y si lo hacen forzosamente, se generan péndulos y problemas.

¿Quién hace eso de la imposición de manos? Cualquiera lo puede hacer, pero con la experiencia de la Fuerza, y que sea capaz de sentir una gran simpatía y amor por el otro. Por lo tanto, de esta manera las cosas importantes son: la experiencia con la fuerza y el sentimiento de simpatía para con el otro. Esto no depende en si la persona tenga un gran manejo interno o no. Todos, como dijimos pueden…

…dos líneas ilegibles…

Es cuestión de recordar el lugar y la hora y es todo.

Tocaremos otro punto que se refiere al pedido. Por qué cuando uno pide normalmente por algo se hace relacionado a una persona. Pareciera que, normalmente, en pedidos religiosos u oraciones la vinculación es con Dios. Aquí, en el pedido, uno no pide nada a nadie… (risas). Es poco paradójico. Entonces, ¿qué clase de pedido es éste?… (risas), parece que hay varias intenciones, en esto del pedido. Uno puede pedir por un amigo enfermo, en una situación muy seria y difícil. Cuando uno experimenta un fuerte afecto por ese amigo uno quiere que las cosas marchen bien con él. En realidad, eso es lo que normalmente nos pasa. Mas si uno es un pariente o amigo y quiere que las cosas marchen bien con la persona. Es normal. De tal manera, que ese sentimiento, que es normal, en el caso del pedido, es un sentimiento que es mas elaborado y más directo. Es el mismo sentimiento pero con una dirección y fuerza. Es la misma cosa que hacemos diariamente pero controlada. ¿Y cómo operamos con ese control?

Nosotros imaginamos la situación de nuestro amigo como proyectada en una pantalla. Pero después no está. Si nosotros imaginamos cosas con fortaleza, no forzando la imagen, pero sintiéndola, (risas), entonces el pedido tiene significado. Uno puede verificar si el pedido que uno hace es importante o no. Por lo tanto hay veces que no tenemos pedidos que hacer. ¿Entonces va uno a pedir cosas que uno no siente? Uno sólo pide por cosas importantes. Es el único el que se pide. Sólo eso genera fuerza en uno. Entonces, hay energía para dirigir esa emoción y esa imagen. ¿Y que logra uno con eso? Muchas cosas.

La primera cosa, pidiendo en esa dirección – Horizontal – y no en forma vertical, hacia Dios por ejemplo, porque Dios será el que se encargue de ese trabajo… entonces uno tiene que analizar lo que pasa… (risas). Pero si uno pide en forma horizontal, al centrar esa emoción o ese sentimiento, esa imagen, nos predisponemos también en esa dirección. Y entonces en lugar de esperar que Dios ayude a nuestro amigo, es muy posible que uno haga algo por él. Porque la dirección en este sentido provoca un tipo de tonicidad muscular, es como cuando trabaja con el sentimiento en esa dirección donde la motricidad tiende a ir en esa dirección. Entonces, el pedido tiene significado porque ayuda a que uno mismo se mueva hacia cosas que uno quiere que trabaja bien. Si estoy sin trabajo permanezco en mi cuarto pido a Dios que me consiga un trabajo, (risas), psicológicamente estoy esperando a alguien que toque a mi puerta y me ofrezca un trabajo. Pero si en lo contrario, ese necesidad que tengo de adentrarme en una fuerte emoción para lograr algo que se produce es muy probable que yo me mueva motrizmente para obtener el trabajo. Hay aun otra razón para trabajar con esto del pedido. Algunas personas… (inaudible)… que al pedir por cosas muy vitales las han logrado de alguna manera inexplicablemente, como si determinada energía haya sido movilizadas. Pero eso no es mas importante que las razones previas.

De esta manera, el mecanismo del pedido es un mecanismo utilizado en los trabajos de la Religión Interior. Todo esto no quiere decir que aquellos que estén en la reunión tengan que hacerlo. Porque alguna persona puede no tener nada por que pedir, entonces está bien.

Finalmente se recomienda a la gente poner mucha atención en las cosas que hace cotidianamente. Uno logra muchas cosas. En primer lugar, la atención no se dispersa. Uno comete muchos errores porque la atención esta dispersa. Uno no puede comprender problemas muy bien porque la atención esta dispersa. Uno no puede comprender problemas muy bien porque la atención esta vagando de un punto a otro. Cuando uno gana mas en capacidad atencional, al trabajar de esta forma, las ideas son mas claras y la mente trabaja mejor. Esto es fácil de comprender. Existe otra razón. Cuando se trabaja mejor, cuando se trabaja mucha atención, las cosas se graban fácilmente. Hay personas que creen no tener memoria, que olvidan todo. En realidad, la memoria es una facultad que está muy arraigada en nosotros. Sucede que todos nosotros tenemos buena memoria. Pero no todos ponemos atención en lo que hacemos. A mayor atención depositada en algo mejor grabará. Cuando estudio algo, mientras más atiendo mejor grabo. Una es el dominio y el ordenamiento de ideas merced a la atención. La otra viene a ser ampliación de la memoria al dirigir la atención hacia puntos precisos.

Pero existe una tercera razón. Ustedes notan que no están atentos normalmente al estar ensoñando. Se ha dicho a muchas personas que sueñan despiertas. Están distraídas al observar sus sueños de vigilia. En realidad, no se dan cuenta que están ensoñando. Los ensueños vienen a ser los sueños que se tienen cuando se esta durmiendo pero ocasionados en la vigilia. No cuenta de ellos, sin embargo, están ahí y siguen trabajando. Estos ensueños incitan a uno a hacer cosas que algunas veces no resultan convenientes. Estas son personas que son guiadas por sus ensueños a través de sus vidas. Estas personas creen que las cosas que hacen son muy importantes e interesantes cuando en realidad son meras fantasías que no existen. Estas gentes enfrentan muchos problemas al tratar de crear situaciones que no pueden concretizar. Entonces, los ensueños no ayudan a una mente despierta. Pero, en la medida en que uno trabaje la atención sobre las cosas la conciencia va amplificándose. Pues, al atender las cosas los ensueños se debiliten, pierden energía.

Ahora estamos estudiando la razón para usar la atención. Bueno, ¿qué significa atención dirigida? Muchos trabajan con la atención especialmente si están aprendiendo un nuevo trabajo. Para estudiar algo se requiere necesariamente de la atención. Si uno aprende a escribir a máquina uno verá cuán difícil es al principio y cuán atento uno tiene que estar. Siempre que uno aprende algo, uno deposita mucha atención. Después de muchas repeticiones la labor se vuelve mecánica y entonces uno empieza a ensoñar… (risas). Ustedes saben que un carpintero por ejemplo, tiene que estar atento cuando corta madera con su sierra eléctrica. Si no está atento, él se puede cortar un dedo. Entonces, hay muchos trabajos que se hacen requiriendo mucha atención. Entonces, una de las cosas es la atención demandada por las cosas y las situaciones, chupada de afuera. Tal es el caso del carpintero que tuvo que estar atento pues su trabajo se lo exigió. Ese es el caso de la atención simple, ingenua y natural.

Otra cosa es la atención dirigida. Cuando la atención surge por una decisión tomada por uno mismo, no por una demanda exterior, sé esta atento de las situaciones. Si mi atención es chupada por exigencias del exterior, no me doy cuenta de las situaciones. No sé si se comprenda la diferencia. Entonces, cuando me encuentro en una situación donde lo externo demanda mi atención continúa ensoñando y distraído. Por lo contrario, cuando trabajo con atención dirigida no importa en qué y con qué cosas estoy trabajando. Resulta lo mismo el que esté trabajando, estoy preocupado en estar atento en cualquier caso. Observo qué pasa; es mi atención la que cambia. Estoy en una actitud atencional… y como se, lo estoy y como mi preocupación es la de atender sucede que en ciertos momentos me distraigo pero dándome cuenta de esa distracción. Entonces, se produce el fenómeno que llamamos auto observación. No es que este observando lo que pasa en mi cabeza o en mi intestino. Estoy observando cosas con atención. No estoy preocupado acerca de lo que pasa en mi cabeza. Me estoy preocupando por lo que veo, cuando me distraigo caigo en cuenta de ello. Si me doy cuenta de que me estoy distrayendo es por que mi actitud es de atender. Si mi actitud no fue la de atender no hubiera podido darme cuenta que me distraía. De tal manera, que nuestro amigo el carpintero que trabaja con atención en cierto momento, puede distraerse en otros. Y él no se da cuenta de que se ha distraído, y no supongamos donde haya quedado su dedo… ( risas).

Dependiendo de la dificultad de su trabajo, él algunas veces es más atento y algunas veces menos, pero él no se da cuenta de lo que le pasa. Es una forma muy diferente de atención. Cuando estamos en la actitud de atender, siempre que nos distraemos nos damos cuenta de ello. Si nosotros mantenemos ese esfuerzo atencional por mucho tiempo algo pasa en nosotros. Algo que hace conocernos mejor, que nos permite…

(dos líneas borrosas)

Entonces vamos en las direcciones que necesitamos seguir, y no en la dirección dada por las fantasías de los ensueños. Entonces, uno va adquiriendo más amplitud de la conciencia, una conciencia mas atenta que provoca interesantes estados de unidad interna. Así, uno comprende más fácilmente el origen de las contradicciones. Uno se distancia de cosas que antes lo atrapaban.

El trabajo de la atención dirigida que se sugiere hacer al final de la reunión tiene muchas razones: ordenar ideas, ampliar la memoria y amplificar la conciencia. Esto de amplificar la conciencia y los nuevos niveles de conciencia son tópicos bonitos e interesantes. Son tópicos que seguramente se encuentran en materiales que uno puede estudiar cuidadosamente, pues ya que ahora estamos hablando muy en general acerca de estas cosas. Y estamos explicando la mecánica de esas reuniones de trabajo interno.

Redondeado este tópico hagamos un breve comentario acerca de los principios. En esas reuniones amistosas, cuando prácticamente se empieza la reunión, alguno del grupo escoge un principio, lo cita y trata de explicarlo. Si es posible trata de dar ejemplos que resulten familiares a todos los presentes. En la próxima reunión otra persona del grupo, no la misma, lee otro principio y hace lo mismo. En las reuniones siguientes cada uno, escoge un principio y hace un comentario. ¿Por qué se hace esto?.Por muchas razones. La primera… (risotadas) es que, al cambiar de persona y de reunión en reunión, la dependencia sicológica se rompe porque muchas personas participan y no se requiere de un jefe que dirija, por grupo, para todos. En segundo lugar, si yo voy a dar explicaciones y hacer comentarios de un principio, por lo menos tengo que estudiarlo y tengo que clarificarlo en mí. Si tengo que explicar algo, tengo que incrementar mi cualificación. Por lo tanto, operando de esta manera cualquiera incrementa su comprensión del problema.

Hay otro aspecto muy importante: como los principios no están desarrollados, pues se ofrecen sin ningún comentario, permiten ser estudiados por las personas y desarrollar creatividad. Si esos principios fueran desarrollados y explicados se asemejarían mucho a una persona que abre un libro y lee cantos religiosos. Pero cuando se lanza un principio sin comentarios, la posibilidad de infundir creatividad al grupo está abierta. Se podría decir que los principios son siempre los mismos pero en grupos diferentes y con personas diferentes y casos diferentes, las cosas que se dicen son diferentes en los lugares diferentes. Efectivamente, eso es así. ¿Por qué vamos a decir la misma cosa? Lo mejor es que se digan diferentes puntos de vista sobre una misma cosa. Eso demuestra que las explicaciones de los principios pueden ser muy enriquecedoras. Y puede haber un intercambio de explicaciones y experiencias incrementando el nivel del conjunto. Esa es una razón para no limitar un principio a una sola explicación. Si ya se ha dado una explicación a cada principio, dicha explicación será provechosa sólo a un ambiente cultural y geográfico y esto no tiene mucho significado.

Ahora, si consideramos la reunión de Religión Interior como un conjunto nos damos cuenta de lo siguiente: todo el trabajo de la reunión es de experiencia interna, excepto cuando los principios se nombran y se explican. Cuando sucede esto los demás trabajos son empíricos y no de clarificación de ideas. Por lo tanto, a través de los principios dentro de los cuales los elementos y conceptos de la doctrina están introducidos se encuentran las leyes para comprender el mundo y las ideas acerca de la concepción del hombre y del universo están desarrollados.

Queda claro entonces que durante toda la reunión, las únicas herramientas de clarificación vienen a ser los principios porque todo lo demás es experiencia. Tomemos el ejemplo de las religiones externas. Observemos, por ejemplo, la reunión católica. Ellos se reúnen, supongamos, una vez a la semana. Si yo no soy cristiano…

( tres líneas borrosas). (risas)….

No voy a entender muy bien que es lo que pasa. Seguramente, para esa dama existe una experiencia interna. Si ellos hacen eso es que algo pasa con ellos. Cuando salen de esa reunión y alguien me pregunta que fue lo que vi adentro diré que vi a un caballero dando vueltas a un rectángulo mientras otro alzaba una campana y que otro estaba quemando incienso… y que una dama estaba sentándose, parándose, hincándose y que otros cantaban algo que no entendía… (risas). Yo habría dejado el lugar sin ninguna clarificación ideológica. Imaginen que alguien va a una de nuestras reuniones sin que nadie le explique nada y después se salga.

Supongamos que alguien afuera le pregunta que sucede adentro. El dirá que había un grupo de personas, que alguien trataba de meterse y de sacarse una esfera… (risas), que otro empezó a hacer movimientos extraños y que otros estaban pidiendo pero no pidiendo… (risas), y que había uno en una esquina alejada diciendo que la atención es muy importante… (risas).

Pero sucede algo muy diferente si además de la experiencia interna de la gente que está en el grupo de la iglesia, se observa al caballero que da vueltas alrededor del rectángulo subir unas escaleras, pararse enfrente del resto, tomar un libro y empezar a explicar que hace dos mil años esto y aquello sucedió… (risas), y si uno está interesado en lo que está explicando se le busca después de la reunión para que le explique a uno más. Entonces, el caballero le da un folleto… (risas). Pero si uno le pregunta más, el caballero le obsequia un catecismo. Y si uno sigue preguntándole, el caballero entablará una conversación. Y si estas cosas son muy importantes para uno, entonces, uno puede asistir a un seminario de especialización… (risas). Entonces, uno se pasa varios años especializándose… (risas). Entonces, uno entra a un círculo mas interno en donde las cosas que se explican en la Iglesia son tratadas más profundamente. Entonces, uno puede ya empezar a dar vueltas al rectángulo, (risas). Uno ya puede hacer las cosas que el caballero hacía.

Pero, ¿qué pasa cuando uno esta clarificado? Si alguien viene de fuera a una de nuestras reuniones, y si alguien en la reunión empieza a hablar de los principios, explicando el significado de ellos, da ejemplos y todo aquello, esta nueva persona entenderá de qué se trata. Y si se interesa más, espera afuera para más explicación. Se le da un folleto… (risas). Es todo. Lo que he tratado de puntear es que en ambas, en las religiones externas y en nuestras reuniones, además del problema de la experiencia, existe un momento de ordenamiento y clarificación de ideas. Tal cosa es muy importante, uno no se puede orientar sólo con experiencias sino que requieren de ciertos esquemas doctrinarios. Es por eso que los principios se explican por diferentes personas cada vez y es por eso que se encuentran abiertos a desarrollarse en diferentes reuniones. Es lo que podemos decir en general acerca de lo que pasa en las reuniones de trabajo interno.

Hemos dado una rápida vista a los principios y su significado, a las diferentes formas de trabajar con la fuerza, a los mecanismos del pedido, hemos visto lo interesante del trabajo diario con la atención dirigida, hemos hablando también de algunas formas de trabajo energético, acerca de la imposición de manos, acerca de las cadenas como casos excepcionales y hemos estudiado las razones de todo este trabajo interno. Hemos visto el problema de la contradicción, diferente a los simples inconvenientes. Hemos visto que es muy importante romper con las contradicciones para poder desarrollarse, hecho que es lo más importante y significativo del trabajo.

Romper contradicciones significa armonizar, formar un centro de gravedad interno. Romper contradicciones significa armonizar, formar un centro de gravedad, que solo tenemos energía en movimiento que va, sin embargo, en diversas direcciones. Pero se puede saber que esta energía que está en todo, si no regresa a uno, no nos crea unidad interna y las posibilidades de desarrollo no están abiertas en la vida y, probablemente, ni en otra. Pero eso no es lo más importante… (risas). Muy bien.