- Estructura de la conciencia

15 noviembre, 1975

Su estructura mínima es la relación acto-objeto, ligada por los mecanismos de intencionalidad de la conciencia.

Esta ligazón entre actos y objetos es permanente aún cuando existan actos lanzados en busca de objetos que en ese instante no se precisan.Es esta situación la que da dinámica a la con­cien­cia.

Los objetos de conciencia (percepciones, recuerdos, re­presentaciones, abstracciones, etcétera), aparecen como los co­rrelatos intencionales de los actos de conciencia.

La intencionalidad siempre está lanzada hacia el futuro, lo que se registra como tensión de búsqueda, y también hacia el pasado en la evocación.

Así, los tiempos de conciencia se entrecru­zan en el instante presente. La conciencia futuriza y recuerda, pe­ro en el momento de la implesión trabaja en presente.

En el caso de búsqueda de un recuerdo, cuando el objeto evocado aparece, “se hace presente” y hasta tanto esto no suceda, la conciencia no completa su acto.

La acción com­pletiva, se registra como distensión. Cuando los actos en­cuentran su objeto, queda energía libre que es utilizada por la conciencia para nuevos traba­jos.

Estas operaciones descriptas son características del nivel vi­gílico, ya que en otros niveles (como en el sueño, por ejemplo) la estructura del tiempo es distinta. Así, el tiempo psicológico depende del nivel de trabajo del psiquismo.

El tiempo de trabajo del coordinador en vigilia es el presente, desde donde pueden efectuarse múltiples juegos temporales de pro­tensiones y retenciones, pero siempre entrecruzándose en el instante presente.

La eficacia de los mecanismos de reversibilidad y el tiempo presente son características vigílicas.

Publicado en Psicología I
Etiquetado en ,